Por Alberto Granados:

La puesta en marcha de este local fue la comidilla del sector gastronómico durante algún tiempo porque fueron muchos meses de reformar una antigua tahona de pan situada en pleno barrio Salamanca hasta convertirla en el precioso restaurante que ahora se puede disfrutar.

La nueva apuesta de Benjamín Calle (No Do) tiene muy ilusionados tanto a él como a mi tocayo Alberto Chicote que en esta cocina se encuentra más libre para poder crear cosas diferentes a las que nos tenía acostumbrados en No Do.

Lo primero que tendríamos que destacar de este restaurante es el gran esfuerzo en cuanto a diseño, llama mucho la atención la originalidad, con una cristalera que cubre toda la parte lateral del restaurante y que permanece abierta a un patio con varios chorros de agua que aportan un sonido relajante. Sobre todo por las noches es un local ideal para sorprender a la pareja, aquí no faltan los detalles agradables y por eso cada vez cuesta más realizar una reserva y encontrar mesa disponible

En cuanto a la comida yo ya tengo algunos platos que para mí son imprescindibles como los tomates semi-secos con aceite de oliva, jugo de perejil y vinagre añejo o la ensaladilla rusa (algo discutida) pero que a mí personalmente me gusta por esos pequeños toques de sabor que le aportan las huevas de salmón. Seguro que te sorprenderá también la forma y la vajilla que utilizan para servirla. También podemos hablar de platos más contundentes como la anguila asada, en hoja de banano con arroz y salsa de tomates agridulces o la paletilla de cordero lechal, ligeramente asada, con su jugo y patatas a la parrilla. Por cierto, a lo lejos divisé mientras comía hamburguesa de presa ibérica al carbón que seguro que la próxima vez me la pido porque tenía una pinta estupenda.

Es recomendable dejarse un ??huequecito? para llenarlo con algún postre como la tarta fina de manzana con crema montada de yemas, muy, muy lograda.

Si tienes que quedar bien, o tienes un compromiso o simplemente quieres deslumbrar a tu pareja te recomiendo este local, sobre todo porque si vives en Madrid y no lo has visitado aún, no podrás presumir de estar al día en cuanto a gastronomía se refiere.

Ah, se me olvidaba! Si tienes ocasión riega la comida con Les Terrasses (2.004) un vino del Priorato de la bodega de Alvaro Palacios que si tienes suerte de que maride bien con lo que has pedido lo vas a disfrutar de lo lindo.

Tipo de cocina: Fusión, con toques de autor.
Platos recomendados: Tomates semi-secos con aceite de oliva, jugo de perejil; anguila asada, en hoja de banano con arroz y salsa de tomates agridulces y tarta fina de manzana con crema montada de yemas.
Dirección: c/Jorge Juan, 20 [mapa]
Teléfono: 91.436.11.00
Horario: De 13.3 a 16.0 horas y de 21.0 a 24.0 (Abierto de lunes a domingo)
Municipio: Madrid
Zona: Barrio Salamanca
Accesos: Metro Serrano (línea 4)
Servicios a destacar: Aceptan tarjeta visa, local climatizado, reservas, bodega aceptable.
Web:http://www.pandelujo.es
Precio: A partir de 45 ?

Print Friendly, PDF & Email
6 Replica a este post
  1. AJOBLANCO SALVAJE

    De no haber sido por los tres días que he pasado sin comer, con fiebre, diarrea, escalofríos y sudando mares, mi cena romántica en este establecimiento hubiera quedado en una mera decepción.

    Sin embargo, un ajoblanco fermentado, que devolví tras haberme comido la mitad y confirmar con mi compañera que estaba en mal estado, hizo empeorar sensiblemente la, ya de por si, mala impresión que me llevé del lugar la noche de la cena. Desgraciadamente, tras unos días de nefasta experiencia en cama…

    Aquel día, había pedido que me retiraran el ajoblanco, explicando que estaba estropeado, ante lo cual el camarero se limitó a recogerlo de la mesa, pedir disculpas, como el que se olvida de traer una cuchara y decir que lo retirarían de mi cuenta.

    Yo, que aún desconcocía las consecuencias que acarrearía el estado del dichoso ajoblanco, acepté las disculpas y pasamos al segundo plato: rodaballo salvaje.

    Y la pregunta es: cómo un restaurante, que anuncia a los cuatro vientos estar supervisado por un chef como Alberto Chicote consigue servir un rodaballo increíblemente insípido? Ni a propósito se consigue que un rodaballo no sepa a nada. El pescado tiene sabor, cada uno el suyo. Dudo que alguien en esa cocina haya visto alguna vez un verdadero rodaballo salvaje. Lo salvaje fue el ajoblanco, pero eso eso ya lo he dicho.

    El chef Chicote debería cuidar más los trabajos que supuestamente supervisa. Flaco favor le hace esta cocina llevando su nombre. Ningún chef -ni bueno ni malo- sirve platos podridos.

    Cuando reclamé al camarero por la insipidez del rodaballo, me lo retiró de la mesa y ofreció invitarnos a los postres, proposición que declinamos, pues nuestra cena hacía tiempo que había dejado de ser placentera, según mi concepto de la gastronomía.

    A mi compañera, la sigo conservando, gracias.

    No voy a emprender acciones legales contra el establecimiento, pero quiero aportar a todos los interesados la experiencia que desafortunadamente he tenido. Por eso, podréis ver repetido este mensaje en cuantos foros hablen de este restaurante.

    Por cierto, el ajoblaco fue descontado de la factura final, pero no el rodaballo.La cena de ambos ascendió a 100?. O mejor dicho; la no-cena, porque tuve que devolver ambos platos.

    Eso si; el pan, de lujo…

  2. Lamento muchisimo la experiencia relatada en la aportación anterior y teniendo en cuenta la gravedad de sus consecuencias, me parece admirable la corrección del comentario no carente de sentido del humor.

    En mi caso, afortunadamente no tuve que lamentar ninguna consecuencia desde un punto de vista médico, pero el rancio ambiente, aderezado con los efluvios de la laca y perfume habano en los tejidos, acompañaron un sinfin de actitudes indigestas, contrastando todo ello de manera sustancial con la belleza del lugar.

    Todo esto provocó una extraña reacción en mi sentido del gusto, por lo que no puedo dar una opinión de los alimentos que a duras penas ingerí, pues tal observación sería distinta según el marco de referencia tomado.

    Probablemente en otro ambiente me hubiera parecido degustar excelentes platos. Pero es que los locales, por muy bien puestos que estén, necesitan mantener una coherencia, pues es su público, la humanidad, quien en definitiva los hace como son.

  3. Yo no tuve ninguna mala experiencla con comida en mal estado, pero desde luego este es el último restaurante que recomendaría a nadie.
    El sitio es caro y la calidad mediocre, los platos no son buenos, incluso diría que la ternera es bastante indigesta, por no hablar de su brownie, que tiene el mismo sabor y textura que una paletilla de cordero al horno.
    En fin, lo único que merece la pena es la decoración.

  4. El local merece la pena. La carta, desde luego que no. Es el típico restaurante que ofrece unos platos con nombre rimbombante pero que luego es de lo más mediocre, demasiado para los palos desproporcionados que pegan con la cuenta. No destaca ni por calidad, ni por cantidad.
    Nunca olvidaré sus chipirones rellenos de setas sobre cama de puré de patata, me han dado una noche toledana, mucho me temo que al estilo del ajoblanco salvaje.
    Decepcionante.

  5. cene en el restaurante pan de lujo, el miercoles dia 15 de octubre, con mi marido,desde luego no se lo recomendaria a nadie,el servicio de lo mas despistado, nos hizo un comentario de que no les funcionaba la cafetera,cosa que pongo en duda, pues parecia que lo que querian era que dejaras libre la mesa rapidamente, y la comida pesima, tanto las albondigas trufadas, como su famosa amburguesa de presa iberica, incomibles las albondigas con un gusto a no se sabe que, desde luego no a trufa y la hamburguesa sin gusto ningun. su chef, supongo que era el por su peculiar vestimenta, desde fuera de la cocina dando la bronca a diestro y siniestro a los que trabajaban dentro. y para acabarlo de adobar, cuando pedimos la cuenta y nos preguntaron si taodo bien, al comentario que les hicimos de que la comida regular, ¡por no decir mala! la respuesta fue mala suerte.LA RESTAURACION NO ES CUESTION DE SUERTE SINO DE GUSTO.

  6. Yo estuve cenando el sabado dia 15 ,estoy completamente de acuerdo , en que no es un restaurante para recomendarlo a nadie .Excesivamente caro ,poca cantidad y la comida con buena presentacion pero la elaboracion nada especial. Pero, sobre todo lo que menos nos gusto fue la ubicacion de las mesas en el salon del fondo,estas se comprende que por motivos de espacio estan muy juntas(como si fuese una mesa unica ) asi que sin querer me entere de de la vida del comensal que tenia ami derecha ,de sus planes para la noche,delas veces que hacian el amor….en fin que tal como iban consumiendo el vino el tono de la conversacion subia.De manera que para hacer una cena romantica,intima ,nada de nada .Mi mujer y yo terminamos la cena con ganas de irnos .

Aporta link o información: