La agencia británica analiza en un reportaje los problemas del sector de los tapones de corcho para vino en España que tras unos años en declive ha repuntado. Y detallan como el causante de ese repunte son una serie de estudios de laboratorios que demuestran que los tapones de corcho natural tiene mejores propiedades que los de plastico o metal.

Tapon de corcho
(Foto: Flickr/Bacteriano)

Reuters dice: “Durante tres generaciones la familia de Antonio Gorgot han subido con hachas a los bosques montañosos del norte de España para cortar trozos de corteza de roble para hacer corcho. Hace unos años, su medio de vida se vió amenazado. La venta de corchos españoles cayó entre 2008 y 2010, al hacerse un hueco a nivel mundial los tapones de plástico o metálicos de tornillo y bajar el consumo de vino.”

El texto resalta que “sin embargo ahora el negocio del corcho tradicional se ha recuperado, rescatado por salvadores impensables: investigadores avanzados de laboratorios con batas blancas que están demostrando por qué el tapón natural aún es seguramente la mejor forma de conservar y servir el vino embotellado. Ahora la producción de corcho natural para vino vuelve a estar en los niveles de sus mejores tiempos, un punto brillante para la economía española, sumida en su segunda recesión en tres años.”

Y explica: “Los productores de corcho y de vino dicen que el cambio se debe principalmente a los científicos que están ayudando a impulsar la calidad de la producción de corcho mediante la introducción de un estricto nuevo protocolo europeo para certificar la calidad en los corchos. Y regiones productoras como Cataluña, Andalucia y Extremadura han encargado a los científicos que se aseguren que sus tapones no tienen ese infame “sabor a corcho” -un olor a humedad causada por el químico tricloroanisol (TCA).

[Leer el artículo completo en Reuters]

Print Friendly, PDF & Email