La prensa extranjera sigue pendiente del conflicto entre el consorcio liderado por Sacyr y Panamá que amenaza con parar la expansión del canal. Recogen que la empresa española ha dado marcha atrás a su ultimátum que vencía este 21 de enero y “de momento” prosigue con las obras. Pero varios medios señalan que la expansión se ha ralentizado y que la Autoridad del Canal busca un plan B. Reuters, por su parte, destaca que las ofertas a la baja para luego renegociar los costes ha sido una “típica táctica española” durante años.

Reuters sostiene que hacer ofertas a la baja es una táctica de muchas constructoras españolas. La crónica dice: “La controversia no ha sorprendido a los expertos de la industria en España. La práctica de hacer ofertas bajas para un contrato, negociando los costos más tarde ha sido una estrategia popular para las empresas españolas de construcción desde hace años, dijeron funcionarios de la industria a Reuters. `Todos lo hemos hecho en algún momento u otro, hacer ofertas bajas era una típica táctica española´, dijo un funcionario, que habló bajo condición de anonimato.

 

El gobierno español aprobó una ley en 2011 para prevenir la práctica de las ofertas a la baja, y reveló que el 98% de los contratos públicos firmados en los últimos 15 años había terminado con sobrecostos. La disputa parece será resuelta por los tribunales de arbitraje pactados en el contrato, pero sigue la pregunta de si GUPC terminará el proyecto. Un funcionario panameño aseguró que cree que la expansión le será arrebatada al GUPC.

Financial Times señala que la autoridad del canal de Panamá estudia un plan B mientras las obras se ralentizan. Apunta: “Las obras de expansión del Canal de Panamá avanzan muy lentamente, pero no se han parado completamente, a pesar del plazo fijado para el lunes por el consorcio liderado por una empresa española para paralizar el proyecto por un problema de dinero. Un portavoz de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) dijo que el trabajo `no se ha parado por completo, pero los niveles de producción son de 25 a 30%´. La autoridad ha dicho que está preparando un plan B para hacerse cargo del proyecto de 3.200 millones de dólares en caso necesario.”

 

El consorcio GUPC dijo el lunes que no busca beneficios adicionales `sino la cofinanciación de los gastos imprevistos en espera de la decisión del arbitraje internacional´. Sacyr ha asegurado que corre el riesgo de perder 574 millones de dólares si el impasse no se resuelve. “

Wall Street Journal recoge el malestar entre los panameños por el retraso. Explica: “Dos constructoras, Sacyr de España e Impregilo de Italia que controlan el 96 % del consorcio, han dado al gobierno de Panamá un ultimátum. Panamá hasta el momento no se ha echado atrás una posición que tiene un amplio apoyo en el país de 3,7 millones de personas. `Han tirado este proyecto al suelo y ahora nos están chantajeando por más dinero´, dice el historiador del canal Stanley Heckadon. Los retrasos en la construcción están poniendo nervioso al mundo del transporte marítimo, pero están creando un revuelo aún mayor en las calles de Panamá. `Hemos invertido mucho en esta expansión del canal´, dice Caro Paredes, un vendedor callejero de la ciudad de Panamá. `Queremos mostrar a todos que hicimos una buena elección´.”

BBC destaca que el consorcio liderado por Sacyr dice que seguirá con la expansión de momento. Recoge: “Un consorcio liderado por españoles se ha echado atrás en su amenaza de detener las obras de ampliación del Canal de Panamá. Una paralización `no es un escenario que se considera en este momento´, dijo en un comunicado. Pero sigue siendo una opción a menos que se resuelva la disputa con las autoridades de Panamá, agregó el grupo.”

La Stampa dice que la aseguradora Zurich podría garantizar un préstamo-puente de 600 millones para no parar las obras. La crónica de Luca Fornovo y Marco Zatterin: “Hoy tendrá lugar una reunión entre la Autoridad del Canal, el consorcio Sacyr-Impregilo y la aseguradora ZurichAmerica International que podría garantizar una fianza de 600 millones, mientras que un colectivo de árbitros decidiría después quién deberá pagar los costes suplementarios de las obras. El vicepresidente de la Comisión europea, Tajani, ha dicho que “está tratando de favorecer el diálogo entre las partes, que es un partido no fácil y que hay que andar con pies de plomo”.

Corriere della Sera habla de bofetada de Panamá a Europa. Dice: “Respuesta negativa del gobierno panameño a la oferta de mediación de la UE que en cambio ha sido aceptada por Sacyr-Impregilo. También los ministros de Exteriores de Italia y España están tratando de facilitar una solución, ayudando al consorcio a permanecer unido.”

Panamá América señala. El texto titulado “Conflicto canalero, un punto de vista diferente” sostiene: “Existen corrientes de opinión que ubican las causas de este potencial conflicto en la decisión de haberse adjudicado esta fase de la obra al grupo empresarial que presentó la oferta de precios más baja, pero observamos, obtuvo la calificación técnica más alta de todas las ofertas recibidas. Frente a ese hecho, nos preguntamos cuál hubiese sido el debate si la ACP hubiese adjudicado esta fase de la obra a una propuesta más costosa y de menor calificación. En su momento, ese hubiese sido el gran cuestionamiento y el centro del debate que hoy nos ocupa.

En nuestro parecer, resultará beneficioso a los intereses del país y los panameños un acuerdo que garantice la continuidad y terminación de esta obra en el menor tiempo y costo posible. A contrario sensu, el mayor perjuicio que puede recibir la ACP y el país frente a este diferendo lo ocasionará la falta de entendimiento que afecte el logro de este gran objetivo.”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internaional de radiocable.com)

Print Friendly, PDF & Email