Fue el director de comunicación del nuevo presidente estadounidense desde que este se convirtió en Senador y ahora le va a acompañar a la Casa Blanca como portavoz oficial -o secretario de prensa de su administración. Robert Gibbs será la cara de Obama ante el mundo y sobre todo ante los periodistas, pero quienes ya le conocen cree que es y será más que eso. Asi transcurrió su premier briefing en la Casa Blanca el pasado 22 de enero.

Imagen de previsualización de YouTube

Gibbs forma parte desde hace años del círculo más íntimo de colaboradores de Obama y muchos le consideran la tercera pata, junto a David Axelrod y David Plouffe, de su exitosa campaña. Su acceso al nuevo presidente será mucho mayor que el de cualquiera de los portavoces que ha tenido George Bush.

El Washington Post le ha llamado el “susurrador” de Obama porque es la última persona con la que habla el nuevo presidente antes de contestar a preguntas de la prensa. Y muchos señalan que Gibbs ha sido el artífice que ha logrado corregir la tendencia de  Obama de extenderse demasiado y “sobre-responder”  las preguntas y lograr que pivote sobre el punto principal de su guión.

 

Robert Gibbs y Barack Obama
(Foto: Flickr/Lynnlouise59)

En The Político destacan que ha sabido construir una relación de respeto con la prensa que ha cubierto la campaña, a pesar de que mantuvo a Obama mucho menos accesible a los reporteros de lo que estos querían e incluso en una ocasión “los encerró” en el avión para conseguir que su jefe pudiera tener un encuentro en privado con Hillary Clinton.

También se le considera uno de los impulsores del canal en Youtube de Obama. De hecho, el Wall Street Journal cuenta la anécdota de que el mismo instaba a sus ayudantes a colgar videos en el portal, cuando consideraba que la imagen del hoy presidente salía reforzada en algun acto.

 

Robert Gibbs rodeado de periodistas
(Foto: Flickr/Lynnlouise59)

Tiene 37 años y nació en Auburn, Alabama. Muchos de los periodistas que le han tratado destacan de él que tiene ese encanto sureño que le permite hacer de “poli malo” con un toque mucho más suave de lo habitual en política. Suele decir que prefiere “atraer a las moscas con miel que con vinagre”.

Durante la campaña tuvo también sus quince minutos de fama cuando se enfrentó a Sean Hannity uno de los presentadores de Fox News y… le dejó en evidencia. Fue en el tiempo en que se discutía la relación de Obama con William Ayers. Gibbs cansado de oir en la Fox insistir en que el demócrata era amigo de terroristas, le preguntó a Hannity si era antisemita. A lo que este contestó airado que era un gran amigo de Irael. Pero el hoy portavoz presidencial le recordó que invitó a Andy Martin, un conocido anti-semita ultraconservador, a que se explayara a gusto en su programa.

Imagen de previsualización de YouTube

Fue también Robert Gibbs quien recomendó a Jon Favreau, el joven de 26 años que ha ayudado a Obama a redactar sus famosos discursos a lo largo de la campaña.

Y una anécdota para acabar. Una de las fotos más llamativas de la campaña electoral de Obama fue esta en la que “chocaba el puño” con un niño… que resultó ser Ethan, el hijo de cinco años de Gibbs.

 

Obama y Ethan Gibbs
(Foto: Flickr/TFT)