David Roman considera “real” que España está superando su crisis económica y está en recuperación. Pero advierte que en el extranjero lo que ahora preocupa es el problema político del país. Lo compara con Grecia donde también ha habido recuperación, pero señala que quizá “llega tarde y mal” para muchos votantes. El corresponsal de la Agencia Dow Jones/Wall Street Journal analiza también en radiocable.com el impacto que han tenido los informes del FMI elevando la previsión de crecimiento para España, el de la OIT estimando que el paro seguirá por encima del 20% toda la década o el de Oxfam que coloca a España como el 2º país de Europa con mayor desigualdad.

David Roman asegura que ni las previsiones del FMI, ni las de la OIT, ni el informe de Oxfam han tenido demasiada repercusión en el extranjero: “ahora mismo en el extranjero, sobre todo en EEUU, hay muchos interés por Europa pero por el tema del terrorismo y el islam. El enfoque no está tanto en la economía como en la política, Y de economía interesa mucho más lo que puede hacer el Banco Central Europeo, que la situación de cada país.”

En cuanto a las consecuencias para España de los informes de estas tres grandes organizaciones internacionales, apunta: “No cambia mucho las cosas. Este tipo de informes suelen tener mayor consumo interno que externo. Hay muchos informes de distintos organismo -OCDE, Banco Mundial, etc- y por ejemplo a los mercados no les suele afectar mucho. Puede interesar más algún comentario particular de un economista sobre algun tema concreto en el que se esté fijando la gente. Pero un cambio de números para arriba o para bajo no interesa tanto.”

En el caso concreto del informe del FMI, el corresponsal señala: “No afecta en nada porque el FMI suele ir siempre un poco por detrás para no meter la pata. Tuvo problemas con previsiones demasiado optimistas en 2008 y desde entonces es un poco más conservador. El FMI ha hablado después de que Funcas subiera su previsión y de que el gobierno también dijera que la economía crecerá por encima del 2%.”

El corresponsal también advierte: “La recuperación española es real, como lo ha sido en Grecia. Pero España puede tener el mismo problema político que ha tenido Grecia; que esta recuperación llegue tarde y mal para gran parte de los votantes, cansados de esperar que el ahorro y trabajar más cobrando menos den rédito. Así que el problema de España, en la visión de muchos inversores internacionales, es el sistema político que tiene grietas causadas por la crisis y la corrupción y porque España aun no se ha recuperado del todo. No está como estaba en 2008. Y va a tardar mucho en estarlo si es que vuelve alguna vez a ese punto en esta generación.”

Y añade: “Hay una cosa que en los últimos dos años ha preocupado fuera sobre España y es el proceso soberanista catalán. Ahora ha desaparecido un poco y la gente, con razón o sin razón, cree que va a ser un factor menos desestabilizador. Pero el tema político preocupa ahora a todo el mundo desde Londres a Nueva York, porque se sabe que hay elecciones y puede resultar un parlamento muy fragmentado con el que resulte difícil gobernar.”