El fabricante español de componentes de alta gama para bicicletas acaba de completar su venta al fondo de capital riesgo ProA Capital, que se ha hecho con el 60% de la compañía para potenciar sus ventas en el extranjero.  Han aportado más de 10 millones de euros vía una ampliación de capital o comprando participaciones a casi 100 accionistas minoritarios (amigos y familiares) que les acompaña desde los inicios.

Rotor, creada a mediados de los 90, y que inventó un plato que elimina el punto muerto habitual al pedalear en las bicicletas convencionales, da un nuevo paso de gigante en su trayectoria empresarial que le ha permitido hacerse un hueco en una industria dominada por la japonés Shimano y la estadounidense SRAM.

(Foto: Flickr/Collideous)

El proyecto ideado por los ingenieros Pablo Carrasco e Ignacio Estellés ha revolucionado el modo de pedalear. El plato ovalado de geometría variable que patentaron hace dos décadas, elimina la resistencia del punto muerto del plato redondo. Gracia a este invento  y a otros componentes, Rotor genera ya 14 millones de euros, principalmente gracias a las ventas internacionales a 47 países, que representan el 85% de la facturación. Sus componentes los utiliza por ejemplo Marianne Vos, la mejor cicilista del mundo.

Ahora dan otro salto empresarial al dar entrada al capital riesgo en la empresa. La pareja fundadora y el equipo directivo liderado por Jose Manuel Banqueri, consejero delegado, mantienen un 40% de la nueva Rotor. Y el 60% restante es para  ProA Capital que pretende desarrollar aún más la faceta internacional de Rotor, que aspira ahora también a ser una alternativa como proveedor técnico integral para los fabricantes de cuadros de bicicletas.