Tras casi cinco años en Madrid trabajando para el diario La Nación, Adrian Sack regresa a Argentina. En radiocable.com cuenta los motivos de su marcha, resume su estancia y habla de lo que más le ha llamado la atención y los tópicos que ha confirmado o desterrado.

Adrian Sack

Adrian Sack explica que su marcha es voluntaria y se debe a razones familiares y también profesionales: “Tengo dos hijos pequeños que quieren ver a sus abuelos y pensábamos quedarnos solo tres años y ya llevamos cuatro y medio, casi cinco. Y luego hecho de menos el ambiente de redacción. Los corresponsales trabajamos solos. Consultamos con colegas, pero generalmente estamos solos en una oficina o, como en mi caso, en casa y no tenemos interrelación profesional. Además al trabajar sólo, tienes muchísimos jefes, pero no compañeros. Ahora seré un ex corresponsal, lo que siempre abre muchas puertas o por lo menos facilita las cosas”.

El periodista también comenta los tópicos que en su estancia han quedado desterrados y lo que más le ha llamado la atención: “Al estar en Londres siete años antes, yo tenía el imaginario algo contaminado por una visión anglosajona. Pero me ha sorprendido que no es un tópico para nada que aqui se tomen dos horas para almorzar y se comiera a las 2 de la tarde. Es algo que en todos estos años no pude conciliar nunca. Me parece tardísimo y corta absolutamente el día.”

Añade: “También me ha llamado la atención que sea tan grande el sector de la población que apoya las corridas de toros. Yo creía que era una costumbre que estaba en plena extinción. Y que en Cataluña prohibieran las corridas, volvió a llamarme la atención, que fueran contra una costumbre tan defendida”.

Adrián Sack también asegura: “Además yo tenía asumido que España era un país del primer mundo y a la hora de instalar internet o cambiar de telefono me he encontrado con bastantes deficiencias en la prestación de servicios que no me esperaba. Me parece que éste es un país que está a medio cambio entre Argentina e Inglaterra en cuanto a desarrollo de servicios, tecnológicos… tenía un poco sobrevendida a España. Aunque por otro lado, creo que tiene el mejor sistema de transporte de Europa de lejos, al menos lo que es el metroy los trenes de cercanías.”

El corresponsal recuerda también que cuando llegó a España, en 2008 le impactó el elevado nivel de vida: “entonces no se tenía en cuenta lo que se gastaba, se salía más de una vez los fines de semana, los centros comerciales estaban llenos. Creo que a nivel personal y familiar se gastaba incluso más que en Londres que es una sociedad absolutamente consumista. Tengo ese recuerdo de aspectos positivos que luego se han ido difuminando después. Por llegar en este periodo, me tocó vivir las tristezas, pero espero que en breve haya un ciclo inverso”.

Además señala que habrá relevo de La Nación: “Madrid es una de las corresponsalías más importantes para el periódico junto con Washington, París y Roma. Y en estos momentos en particular, cuando se disputa con Italia la cresta de la ola de la crisis financiera, es fundamental entender lo que sucede en Madrid y en España, para poder medir que es lo que sucede en en el sur de Europa que puede ser el verdadero talón de Aquiles de toda la UE”.

Print Friendly, PDF & Email