Una vez superado el contenciones que casi paraliza la histórica ampliación del Canal de Panamá, el consorcio GUPC, que lidera la constructora española, Sacyr, prosigue con las obras y ya ha llevado a cabo un paso crucial: el traslado de las primeras nuevas compuertas, uno de los mayores desafío técnicos por el enorme peso y dimensiones de las estructuras, que dificultan las maniobras en tierra y la navegación”. (Foto: Jorge Luis Quijano)

La prensa panameña destacó como “hito histórico” el traslado de la primera compuerta, el pasado 22 de octubre, desde la costa Atlántica hasta la del Pacífico a través del propio Canal sobre la barcaza ‘Crowle’. La primera compuerta mide de 58 metros de longitud, 8 de ancho y 22 alto y pesa 2.100 toneladas. Y este miércoles 29 de octubre, llegó también la segunda.

Las nuevas esclusas de la ampliación del Canal de Panamá requieren 16 compuertas, 12 de las cuales ya se encuentran en el país, mientras que la llegada de las cuatro restantes está prevista para noviembre, adelantándose así el consorcio liderado por Sacyr al plazo de enero de 2015 según la modificación del contrato que este año firmaron con la Autoridad del Canal de Panamá (ACEP), que fecha la conclusión de la obra para comienzos de 2016.

Las compuertas diseñadas por GUPC y fabricadas en Italia utilizan una tecnología ya empleada en otros países y son del tipo rodantes. Serán ubicadas en un nicho de un lado de la cámara y se moverán de un lado a otro del muro de la esclusa, a diferencia del sistema de bisagras que caracteriza a las compuertas actuales que datan de 1914. El nuevo sistema facilita el mantenimiento y hace que proceso de apertura y cierre de las compuertas tarde entre cuatro y cinco minutos.

Imagen de previsualización de YouTube