Survival International ha denunciado que los “safaris humanos” en las Islas Andamán para avistar al pueblo indígena de los jarawa  suponen un grave riesgo para ellos. Han escrito a ocho compañías de viajes que promueven estas visitas pidiéndoles que las detengan pues los jarawa no tienen inmunidad frente a enfermedades comunes y podrían contraerlas con facilidad si entrar en contacto con turistas.

Video en Youtube de un turista que visitó a los jarawa y lo recomienda como atracción:

Imagen de previsualización de YouTube

La promoción de turismo para ver a los jarawa es ilegal, asegura Survival. Cuatro de las empresas dejaron de promover este tipo de viajes en sus páginas web después de que la ONG que defiende a los pueblos indigenas les escribiera. El Gobierno de la India, por su parte, también ha remitido una advertencia pública a las empresas, pero otros cuatro operadores turísticos siguen promocionando estos tours. Y muchas compañías dan publicidad a este tipo de viajes en las Islas Andamán.

En concreto, Survival ha denunciado a Explore Andaman with Kariappa, a Rhino Jungle Adventures, a Offbeat Andaman Vacations y a Andaman Island Adventure.

Un poblado jarawa
(Foto: Flickr/Naturefoto)

Hasta 1998, el pueblo de los jarawa se mantuvo aislado de cualquie contacto con foráneos, pero ahora una carretera ilegal atraviesa la reserva en la que viven. Esto fomenta en la zona el tránsito de turistas, cazadores furtivos y colonos.En 2002, el Tribunal Supremo de la India dictaminó que la carretera que atraviesa la reserva de los jarawa debería ser cerrada, pero el Gobierno la ha mantenido abierta.

El director de Survival, Stephen Corry ha recordado la importancia de proteger a los jarawa: El último miembro del pueblo indígena vecino de los bo murió el pasado mes de enero. No debemos permitir que a los jarawa les depare el mismo destino, o el mundo perderá otra dinámica, sabia y compleja parte de la humanidad.”

El pueblo indígena de los jarawa lo integran unas 320 personas, y viven en la densa selva de Andamán del Sur y Andamán del Medio. Los jarawa cazan cerdos y lagartos monitor, capturan peces con arcos y flechas y recolectan semillas, bayas y miel. Son nómadas y viven en grupos de 40 a 50 personas. En 1998, algunos de ellos empezaron a salir de la selva por primera vez para visitar poblaciones y asentamientos cercanos.

Un cazador jarawa
(Foto: Flickr/Nature Photo)