BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Cuestión de memoria. El Presidente Sarkozy no se acuerda ya de cuando desde Bruselas, pronosticaba que España ya no estaba en primera línea de los paises amenazados por los problemas económicos del Euro. Era octubre de 2011, cuando agradecía también “los enormes esfuerzos del gobierno español” de Zapatero.

Imagen de previsualización de YouTube

23-octubre-2011

Tampoco parece recordar la carta que había dirigido a Zapatero en febrero de 2011, “alabando la valentía y la determinación” que demostraban “Zapatero y su gobierno”. La memoria de Sarkozy es mala. Tan mala como la reacción del PP, que ya ha olvidado la intervención del presidente Zapatero cuando un líder extranjero, Hugo Chávez, criticó en público al expresidente Aznar.

Mal. El PP, se muestra como un partido sensible cuando el humor ataca a nuestros deportistas, pero comprensivo cuando un líder extranjero cuestiona al PSOE.  El PP debió censurar al presidente francés y no solo por defender a un expresidente, sino porque es a España a quién Sarkozy situa -aún más si cabe- en el foco de los mercados con sus ataques. Cúanto hemos perdido todos gracias a la oposición de confrontación que tan buenos réditos ha dado al PP.

Pero las palabras de Sarkozy retratan algunas cosas más: la ofensiva dialéctica contra la socialdemocracia en toda Europa. Resulta mezquino su argumentario. No han sido las políticas socialdemócratas las que han conducido a Europa al abismo. Han sido los consejos neoliberales de Montoro y los análisis de De Guindos, cuando en 2003, uno y otro decían que no había burbuja inmobiliaria e invitaban a la gente a endeudarse en vivienda. Y no solo ellos. Han sido sus dorados Lehman Brothers, AIG, FredyMac, e incluso Madoff.

No. Allí no estaban Zp, ni la internacional socialista, ni Eduard Bernstein. Tampoco sus buenos modales.

Print Friendly, PDF & Email