La prestigiosa revista científica de EEUU analiza la Estrategia de Ciencia y Tecnología y el Plan Estatal de Investigación presentados por el gobierno español el pasado 1 de febrero. Destacan que fija metas “altas y nobles”, pero recogen la decepción de los investigadores por la falta de fondos. Explican que el Gobierno confía en un importante aumento de financiación privada, algo que la comunidad científica ve “improbable”.

Una investigadora mira por un microscopio
(Foto: Flickr/Fecyt.ciencia)

Science dice: “La nueva Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación es ambiciosa. Tomando el año 2010 como punto de partida, el gobierno se compromete a casi doblar de el número de doctorados entre la población de 25 a 34 años para 2020; incrementar el empleo en investigación del 11,8% al 16%; aumentar la cuota de España en los fondos de investigación de la Unión Europea; subir el número de las solicitudes de patentes en un 50% e incrementar el porcentaje nacional de empresas innovadoras del 18,6% al 25%.”

El artículo explica: “La hoja de ruta también tiene como objetivo remediar uno de los mayores males de la ciencia española: su falta de innovación. Pero los investigadores se sienten decepcionados por las cifras de fondos para el futuro. En 2020, el gobierno quiere que España dedique el 2% de su PIB a la investigación, partiendo del 1,39% de 2010. Pero `ignoran el hecho de que el 2% era el objetivo del gobierno para el año 2010 … y que la media de los 27 Estados miembros de la UE hoy en día algo más del 2%´ explica la astrofísica Amaya Moro-Martín. `En otras palabras, retrasan la convergencia con Europa en más de una década´.”

Y señalan: “Además el Gobierno quiere mantener su propio presupuesto para investigación esencialmente plano. Confían en que otros asuman una gran parte de la tarta. La hoja de ruta dice que el porcentaje de financiación extranjera para investigación -principalmente de la UE- debería crecer desde el 5,7% de 2010 hasta un 15% en 2020 y cuentan con que el sector privado duplique sus fondos para investigación, pasando del 0,60% hasta el 1,2% del PIB. `Sería muy deseable que las empresas españolas inviertieran más en investigación, pero esto … no se puede cambiar fácilmente”, dice Fernando Valladares, presidente de la Asociación Española de Ecología Terrestre. En España no existe tradición en la industria de invertir fuertemente en la investigación.”

[Leer el artículo completo en la revista Science]