El corresponsal de la Agencia turca Anatolia explica en radiocable.com que el juicio por las identificaciones erroneas de los militares fallecidos en 2003 se está siguiendo con interés en Turquía. Tanto por las implicaciones que puede tener el juicio para los profesionales turcos como por el hecho de que tres altos cargos militares españoles estén sentados en el banquillo. Y considera que las pruebas y los testimonios, incluídos los de los forenses de su país, están limpiando las posibles dudas que había sobre el trabajo de éstos.

Senhan Bolelli

Según Senhan Bolleli, Turquía que se encuentra en pleno proceso de democratización y se ve con interés el caso por el hecho de que se lleve a juicio a responsables militares. No es un tema de primera página, pero sí que los medios se están haciendo eco de él. Aunque sobre todo hay cierto orgullo en su país, porque cree que se está demostrando que los forenses turcos hicieron muy bien su trabajo.

Los turcos tienen mala fama en Europa, si alguien acusa a los turcos, la gente se lo cree enseguida. Las primeras declaraciones del General Navarro y otros militares acusaban primero a los forenses turcos”. Pero el corresponsal destaca que los familiares están apoyando a los médicos de su país y sus testimonios ante el tribunal han sido muy “sinceros y objetivos… no tenían ningún miedo, ni ningún interés”. Bolelli destaca que los forenses turcos dejaron claro que había 30 cadáveres sin identificar y que eran necesarias pruebas de ADN. Por eso califica de muy útiles las testificaciones.

Print Friendly, PDF & Email