Imagen de previsualización de YouTube

El Tribunal Supremo ha confirmado hoy la sentencia de la Audiencia Nacional en el caso del Yak-42.

El General Navarro es condenado a tres años de prisión, y los comandantes forenses Ramírez y Sáez a dieciocho meses, por la identificación errónea de 30 de los 62 cadáveres del accidente. Asunto concluido, punto final.

Los responsables de aquellos terribles errores de identificación, que provocaron entierros al ??tun tun??, con familiares que lloraban restos de absolutos deconocidos, son castigados.

Pero quienes les dieron la orden de actuar a toda prisa, para acallar cuanto antes las incómodas preguntas de los medios, esos escurrieron el bulto con gran gallardía.

Queda para la historia la determinación con la que, al alba y con viento de levante, se quitó de en medio Federico Trillo, entonces ministro de Defensa. Nunca cubrió a sus subordinados, nunca se sintió ni un poquito responsable de lo ocurrido.

Dedicó toda su energía a defenderse a sí mismo y a su familia política. A sus subordinados militares los negó mas de tres veces, antes de que el gallo cantara.

Esos militares, cuya profesión consiste en cumplir órdenes, se tragan el marrón mientras Trillo puede dedicarse, ahora con gran empeño, a buscar rendijas por las que puedan escaparse los del Gürtel, que esos sí son de los suyos…”

Las aperturas del informativo de Iñaki Gabilondo, cada día

Print Friendly, PDF & Email