Barack Husein Obama se convierte en el 44º presidente de Estados Unidos. Es un hecho histórico que ha levantado una expectación inusitada en todo el mundo, tanto por la raza del demócrata como por su personalidad y mensaje.

Pamela Rolfe, corresponsal en España del Washington Post y Antonio García Ferreras, director de La Sexta televisión, describen en radiocable.com los parecidos y diferencias que existen entre ambos presidentes de gobierno.

Para Pamela Rolfe, Barack Obama es, por su trayectoria personal y su formación, una figura única, brillante, original y no ve similitudes con Zapatero más allá de algunas coincidencias superficiales. [© foto:Irene Medina]

Considera que el presidente norteamericano ha sido capaz durante la campaña de restaurar la fe de la gente en la política, cosa que no cree que haya sucedido en España. Además piensa que Obama es “post-partisano”, alguien que no intenta polemizar, ni crear más divisiones.  “Lo que significa Obama es mucho más profundo, expansivo y verdadero”, por ello cree que no se puede comparar con ningun otro político europeo.

Antonio García Ferreras, por su parte, cita algunas de las coincidencias que comparten ambos presidentes: nacieron el mismo día con un año de diferencia, ambos son muy familiares y tienen dos hijas y comparten pasiones como la literatura de Borges y el baloncesto.

Pero también considera que hay similitudes de más calado en caracter y en su trayectoria: ambos son cordiales, pero algo distantes, ambos saben mantener la calma y la serenidad, incluso en épocas de mucha tensión y desestabilización, ambos fueron capaces de hacerse con el poder en sus partidos siendo un poco reformador rebelde y sin contar con la estructura de poder de su parte… y ambos han sabido integrar luego a sus rivales -Bono, en el caso de Zapatero y Hillary Clinton, en el de Obama- en sus equipos, en vez de intentar destruírle.

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Hay muchas más similitudes, además de las que dice Antonio. Lo que es diferente son los paises y los periodos políticos y democráticos. Aunque ahora los une algo en común y también histórico, como es una profunda reflexión sobre el sistema capitalista y la forma de dirigirse hacia la política exterior. Tanto Zapatero como Obama tienen profundos valores humanos. Obama ha recuperado la fé en la política porque la herencia que recoge es muy diferente a la que recogió Zapatero al que muchos votantes entusiasmó con un cambio también de política pro-Bush. Ahora, deseamos que los milagros que esperan de Obama no les decepcione, porque los retos son muy importantes y de lo que todavía no se han enterado los USA es que allí quienes verdaderamente mandan son los “otros”.