Más de 40 años después de la muerte de Franco, su legado sigue dividiendo una España que se debate entre las familias de las víctimas en busca de reconocimiento y los nostálgicos del régimen. Este es el dibujo que hace un reportaje de la versión francesa de la revista digital estadounidense, Slate, y que firma Laura Guien. Entre los motivos que menciona para tratar de explicar la dificultad de España para afrontar su pasado están a Ley de Amnistía, el miedo de una generación, la “debilidad” de la Ley de Memoria Histórica y o la inercia política del bipartidismo. Pero señala que uno de los grandes problemas es la falta de un consenso claro sobre el periodo franquista que dificulta construir referencias democráticas reconocidas por todos.

Slate destaca cómo este 2 de noviembre un juez ha suspendido el proyecto del Ayuntamiento de Madrid para renombrar 52 calles que rinden homenaje al franquismo, tras una demanda presentada por la Fundación Francisco Franco. Y señala que este hecho que tiene “tintes surrealistas” evidencia dos aspectos esenciales del conflicto sobre la memoria que vive España: por un lado el hecho de que exista un fundación dedicada a cuidar el legado del dictador y por otro que 42 años después de su muerte persisten los símbolos franquistas en el espacio urbano y cotidiano de los españoles, en concreto más de 1.000 calles y 80 colegios llevan nombres ligados a la Dictadura.

El artículo enfatiza que este hecho convive con el trabajo de memoria que otra parte de España intenta hacer especialmente con las excavaciones de víctimas en fosas comunes pero que está en “punto muerto”. Recoge que hasta la ONU ha pedido a España que elabore un plan de reparación a las víctimas del franquismo, pero el asunto sigue sin abordarse. Entre las causas que da Slate para esta situación está la Ley de Amnistía que permitió la Transición, el miedo y trauma de la generación que vivió el franquismo, la norma de memoria histórica de 2007 “demasiado débil” y el terreno político que “sigue minado” por los dos grandes partidos y que propicia una inercia que ni los nuevos son capaces de alterar. Aunque sostiene que uno de los grandes problemas es la falta de un consenso claro sobre el periodo franquista que dificulta construir referencias democráticas reconocidas por todos.

Slate es una revista digital estadounidense creada en 1996, inicialmente por Microsoft y adquirida en 2004 por The Washington Post Company (empres ahora conocida como Graham Holding Company). Es de tendencia liberal y está entre los medios online más influyentes. Desde 2009 tiene además una versión en francés, lanzada por cuatro periodistas, entre ellos Jean Marie Colombani, ex director de Le Monde, y el economista Jacques Attali. 

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.   

Print Friendly, PDF & Email