Es uno de los mayores proyectos de infraestructura logrados por el país en el exterior y un estandarte de la marca España, pero la construcción del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca está bajo el foco tras el ultimátum de Arabia Saudí por posibles retrasos en los plazos de ejecución y la tensión desatada entre dos de las empresas constructoras: OHL y Copasa.

(Foto: Flickr/Marc)

El consorcio que se adjudicó en 2011 el contrato del tren de los peregrinos por  6.337 millones de euros está formado por tres empresas públicas españolas, Adif, Renfe e Ineco y por nueve privadas: Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Indra, OHL  y Talgo, junto a las compañías saudíes Al Rosan y Al Shula. Contempla la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de la línea, la explotación durante 12 años por parte de Renfe y el suministro de trenes por parte de Talgo. El plazo de ejecución de la obra está fijado para finales de 2016.

Sin embargo el nuevo ministro de Transportes saudí, Abdullah Al-Muqbel, instó el pasado 22 de diciembre a las empresas a acelerar los trabajos e incluso amenazó con retirar los contratos a aquellas que no cumplan los plazos de ejecución. El consorcio español ha asegurado que los plazos que tiene marcados se están cumpliendo y que aún faltan dos años para la entrega final de la obra. Pero Arabia Saudí quiere que Renfe y sus socios aumenten el número de trabajadores y aceleren las obras para evitar retrasos.

Y su amenaza de rescindir el contrato ha provocado un enfrentamiento entre dos de las emprezas encargadas de construir la vía. OHL reaccionó a las declaraciones del ministro saudí ofreciéndose a pedir más carga de trabajo para cumplir el compromiso. Su declaración  arrojó sombras sobre la labor de la otra constructora, Copasa, que ha reaccionado asegurando que tiene plena capacidad para cumplir e incluso acortar los plazos y que si hay algún retraso es precisamente en el tramo que construye OHL. En su comunicado incluso pidió “lealtad” de actuación dentro del consorcio.

El proyecto total contempla 450km de vias, pero 270km se deben entregar en 2015. De estos 170 corresponden a Copasa y 100 a OHL.