“Con Susana Díaz luciendo radiante, después de mostrar su control de la poderosa federación socialista andaluza, en Granada el mes pasado, una revolución generacional y de género parece haberse puesto en marcha en el partido”.
“Su victoria confirmó que esta enérgica líder de 39 años, que también dirige el gobierno de esa región, es ahora el socialista más poderoso de España. Un gran papel, en un país donde el gobernante Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y los socialistas suelen alternarse en el poder. Pero no es tan evidente es que vaya a conducir su partido en las próximas elecciones”.
“La sonrisa de Díaz esconde una voluntad de hierro. Se siente a gusto en el poder y tiene fama de implacable con sus rivales. Los Socialistas de España necesitan de esas cualidades en medio de la actual travesía del desierto electoral, con una tasa de desempleo del 27% y con el miedo a la pérdida de votos. Con ese panorama, son los partidos más pequeños los que están capitalizando la consternación de los votantes; los socialistas siguen a la zaga del PP, que además ahora puede cosechar las recompensas de la previsible recuperación económica”.
“¿Puede Díaz cambiar esto? Una encuesta reciente la consideraba la candidata más popular para liderar su partido en las elecciones generales de 2015. Pero es poco probable que lo haga”.
Print Friendly, PDF & Email