El diario británico analiza la situación de la prensa española tras el relevo de los directores de El País, El Mundo y La Vanguardia. La crónica de Ashifa Kassam señala que además de la crisis del sector, la pujanza de los nuevos medios digitales -y cita expresamente a El Confidencial y El diario.es- y la exigencia de los lectores de una mayor rendición de cuentas, están provocando una “revolución” en la industria periodística. Y destaca el tipo de presiones que se dan en las redacciones de medios tradicionales como El País: “No te dirán que no escribas una historia sobre un banco, sino que no tienes suficiente para respaldarla”.

The Guardian explica: “Cuando tres de los diarios más importantes de España reemplazan sus directores en los mismo meses, está claro que algo se está tramando. Muchos explican los cambios en el liderazgo de El País, El Mundo y La Vanguardia, por la crisis. Pero los analistas de medios de comunicación señalan otro factor: Casi 40 años después de la transición, han surgido más de 300 nuevas empresas de periodismo. Compuestas por una mezcla de veteranos periodistas despedidos y jóvenes que tratan de hacerse un hueco, las nuevas empresas se definen cómo dispuestas a hacer las preguntas que los medios tradicionales no harán.”

Y señala: “Cuando España estuvo al borde del colapso financiero, los españoles comenzaron a exigir una mayor rendición de cuentas a sus instituciones. Por el contrario, los medios de comunicación tradicionales trataron de capear la crisis haciéndose cada vez más institucionales. Los periodistas de El País se mostraron reticentes en hablar de presiones en la redacción. Pero como un periodista dijo: “Si empiezas a trabajar en una historia sobre un banco, nadie va a decirte que no debes hacerlo. Te dirán que no tienes suficiente para respaldar la historia, o que la noticia no es lo que crees que es.”

[Leer el artículo completo en The Guardian]

The Guardian es un diario británico fundado en 1821 y conocido hasta 1959 como The Manchester Guardian. Su línea editorial es de centro izquierda. Es propiedad del Guardian Media Group, que también edita The Observer, controlado hasta 2008 por The Scott Trust, una fundación sin ánimo de lucro centrada en mantener la independencia del diario. Ahora pertenece a The Scott Trust Limited, una compañía que ya no es una fundación, pero mantiene los mismos preceptos. Fue el diario que destapó el escándalo de las escuchas telefónicas en Reino Unido que provocó el cierre del tabloide News of the world. En agosto de 2013 su circulacion fue de 189.646 ejemplares, la 4ª entre los grandes diarios, pero su website es el 2º más popular del Reino Unido, solo por detrás del  Daily Mail.  

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)

Print Friendly, PDF & Email