“Los planes de Alex Salmond para que una Escocia independiente pudiera seguir adherida a la Unión Europea han recibido un jarro de agua fría después de que las propuestas del primer ministro escocés fueran desestimadas por el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy”.

 


(Foto: flickr/Shemsu.Hor)

 

“Mariano Rajoy -continúa el artículo de Severin Carrell y Ashifa Kassam- defendió la idea de que una Escocia independiente quedaría fuera de la Unión Europea y tendría que volver a pedir su adhesión, al tiempo que alertó a otras regiones de Europa para que eviten embarcarse en aventuras en solitario que deparen un futuro incierto“.

“Su intervención confirmó la sospecha de que el gobierno español se opondría al movimiento independentista escocés, a causa de las intenciones sececionistas de Cataluña, una región que en los últimos meses ha vivido multitudinarias manifestaciones en favor de su salida de España”.

“La posición del gobierno español puede ser considerada como un veto de facto a las pretensión escocesa de permanecer en la Unión Europea, lo que amenaza con tener un impacto fatal sobre las esperanzas de Alex Salmomd de ganar su referéndum el próximo año”.

Leer artículo completo en The Guardian