“Los restos fosilizados proceden de un hueso de la pierna de un ser humano que murió hace alrededor de 400.000 años en el norte de España. Su secuencia de ADN indica que este individuo está más estrechamente relacionado con otros humanos que vivieron en Siberia hace unos 700.000 años, que con los Neandertales que se extinguieron hace unos 30.000 años”.

 


(Foto: flickr/Javier Peláez)

 

“Esta relación genética -nos cuenta Steve Connor- entre los antiguos europeos y los antiguos asiáticos  ha sorprendido a los investigadores que habían esperado encontrar más vínculos con los Neandertales, que ocuparon Europa decenas de miles de años, antes de morir tras la llegada de los humanos modernos”.

“Más de 28 esqueletos humanos han sido desenterrados en esta cueva conocida como Sima de los Huesos, un lugar habitado desde hace 600.000 años, lo que la convierte en una de las más ricas fuentes de fósiles prehistóricos de Europa. Muchos paleontólogos creen que el fémur utilizado en la extracción de ADN proviene de una de las primeras “homínidas“, una especie conocida como Homo Heidelbergensis, aunque otros expertos creen que es más probable que sea un primitivo ancestro del hombre de Neandertal”.

Este hallazgo nos plantea más preguntas que respuestas, explica Svante Paabo, director del Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva en Leipzig”.

Leer artículo completo en The Independent