“Hace no muchos días, Florencio Sanchidrián, estuvo convenciendo a una clase de 20 alumnos de hostelería porqué él cree que el 50% del valor de una pierna de jamón curado español depende de lo bien que se obtengan las lonchas“.

 


(Foto: flickr/Ratamala)

 

“Su trabajo comienza cortando una loncha de dos pulgadas de largo y lo más fina posible. A continuación, levanta su cuchillo, voltea su muñeca, y enrolla lo cortado para que descanse en la punta de la hoja. A continuación, desliza el filo de su herramienta hacia arriba y hacia abajo, “lentamente, para que pueda disfrutar de todos los demás sabores que ya están en mi cuchillo, tal y como explica el propio Sanchidrián. Por último, Sanchidrián confiesa su joven audiencia que ahora cuento con un corte que nada tiene que ver con un corte normal, y que de hecho me recuerda que Dios existe“.

“El Sr. Sanchidrián, de 52 años, que lleva un pañuelo para mantener su pelo alejado de la comida, bien puede ser considerado la estrella del rock del corte del jamón. Lo cierto es que le pagan como tal: alrededor de 4.000 dólares por cortar una pierna de jamón, un trabajo que le lleva una hora y media”.

“Ha cortado lonchas de jamón en la ceremonia de los Premios Oscar, en Hollywood en fiestas privadas y en los casinos de Las Vegas y Macao. A lo largo de todo el año, sigue el circuito de Fórmula Uno, de Nueva Delhi a Austin, Texas, cortando jamón para los invitados V.I.P. de los equipos. Papas y estadistas, entre ellos, George W. Bush, han tomado jamón cortado por el Sr. Sanchidrián mientras  estaban de visita en España“.

Leer artículo completo en The New York Times