Julien Toyer, de la agencia Reuters explica en radiocable.com que aunque el impacto inicial del caso Bárcenas y otros escándalos de corrupción en los mercados se ha controlado, el gobierno debe tenerlo presente porque puede tener incidencia a medio o largo plazo. Avisa que los inversores y los mercados ahora identifican claramente que puede haber un riesgo político que puede afectar a la economía española.

Julien Toyer

Julien Toyer asegura que el caso Barcenas “tuvo al nivel de los mercados y la situación económica un pequeño impacto cuando salió a la luz. Eso se vió reflejado en tensiones durante unos días, pero enseguida se vio que los inversores y los mercados pasaron a otra cosa. Pero a medio o largo plazo yo lo veo, no sé si como un problema, pero sí como un asunto que el gobierno debe tener muy presente porque los inversores se han quedado con la idea de que hay un riesgo”.

El corresponsal explica: “Nosotros seguimos mucho lo que se llama el riesgo político para mercados y creo que ahora claramente se identifica un riesgo político en España vinculado a la situación, al caso Bárcenas y al tema más amplio de la corrupción, de la transparencia y a como el gobierno va a gestionar estos asuntos. A corto plazo no le veo un gran efecto, pero sí potencialmente a medio y largo porque ha despertado el interés de los inversores sobre el riesgo potencial que puede tener para la economía española.”

Añade: “Los inversores quieren seguridad, saber que les van a devolver el dinero, no va a haber problemas y que el gobierno es estable y está centrado en resolver la crisis. Y el riesgo está ahi en que de repente los inversores empiecen a pensar que por el escándalo, el gobierno está distraído y no está al 100% trabajando en la situación económica, que algunas reformas pueden retrasarse, que se enfríe la relación con los socios europeos…”

Julien Toyer en cualquier caso apunta: “El gobierno parece bastante estable. Rajoy tiene aún una mayoría fuerte y sabe cuidar de sus bases. Y ha sabido gestionar y apaciguar las posibles preocupaciones por los efectos del caso. Pero ha habido algunas tensiones dentro del PP, con declaraciones cruzadas de miembros del partido. Eso hasta la fecha sólo se seguía en España, pero ahora hemos visto un interés tanto de inversores como de compañeros de la prensa que viven fuera por estas cuestiones. Yo lo traduzco en que se está siguiendo la situación muy de cerca y es posible que alguna imputación o un giro en el caso podría reactivar las repercusiones negativas sobre la economía y la estabilidad política”.

Print Friendly, PDF & Email