Imagen de previsualización de YouTube
   

Eran parte del paisaje urbano de Bagdad. El gigantesco arco de bronze levantado, segun la leyenda, con las manos y muñecas del propio Sadam Husein como modelo blandiendo dos sables, está siendo desmantelado. El nuevo gobierno iraqui consideraba que se trataba de un monumento que mantenia el recuerdo del dictador y decidió echarlo abajo. Pero las protestas de la población han paralizado la orden. Aunque, segun cuenta el blog Iraqslogger, las manos de Sadam ya han sucumbido.

El monumento “Manos de la victoria” se construyó al final de la guerra Irak-Iran. Segun Sadam era un homenaje a la “gran victoria” de su pueblo. Mandó venir a una empresa alemana que levantó un gran arco con unas manos y brazos sujetando unas espadas que se cruzaban en el aire. Se dijo que eran una replica exacta de los miembros de Sadam y que el bronze utilizado para construirlo se mezcló con armas fundidas de soldados iraquies muertos en combate. Pero además para dar aun más sensacion de poder y brutalidad, a los pies del monumento desperdigaron cascos de soldados iranies muertos o capturados, usando algunos como badenes de velocidad en la zona.

El gobierno pensaba que nadie lo echaría de menos, pero cuando empezaron a trocear las manos, se desencadenaron protestas contra la medida. Para muchos iraquies, no se trataba tanto de eliminar la memoria de Sadam, sino de no molestar a Iran. De hecho en los últimos dias, el ejecutivo de Maliki no ha tenidos reparo en usar el fantasma del ex dictador para sus fines. Otros aseguraron que no eran las manos de Sadam, sino las de todo el pueblo iraqui. Parece que el desmantelamiento de la estatua se ha paralizado, pero es poco probable que vayan a repararla.

 

Print Friendly, PDF & Email