Se trata de un negocio que, si se cumplen las previsiones, podría generar en 2013 ingresos  superiores a los 7.800 millones de euros en todo el mundo. Por ello, la Comisión Europea quiere facilitar los servicios de televisión por móvil y ha publicado una serie de directrices para orientar a los Estados miembros y a la industria sobre cómo ponerlos en marcha de forma rápida y sin problemas.

Televisión vía móvil
(Foto: Flickr/Wicho)

Hasta ahora solo Austria, Finlandia, Francia y Alemania han desarrollado una normativa sobre esta materia, pero la demanda de los consumidores es creciente en todo el Continente y en el mundo. En España, trescientas mil personas han contratado, hasta la fecha, este servicio que está disponible a través de las tres grandes operadoras del país, Telefónica, Vodafone y Orange. Y en países como Japón hay 20 millones de usuarios.

Por eso la Comisión ha elaborado una serie de “consejos” para fomentar la televisión por móvil y el primero es que la concesión de autorizaciones sea directa, transparente y sin discriminaciones.  Y en este tema recomienda que se tenga en cuenta la calidad del servicio prestado a los clientes, la transmisión, la cobertura en interiores y que se se cumplan los plazos establecidos.

La CE también aconseja estimular la cooperación entre los operadores de telecomunicaciones (que prestan el servicio) y los organismos de radiodifusión (que suministran los contenidos). E incluso sugieren que para que la televisión por móvil sea  compatible en cada país de la UE, se opte por tecnologías no patentadas que todos los consumidores puedan utilizar.

En España, las cadenas han sido lentas en volcar su programación para ser emitida vía móvil. RTVE fue la primera en incluir algunos videos que podían descargarse en el teléfono desde su página web -especialmente durante los JJOO de Pekin- aunque ha sido Antena 3 la primera cadena que, desde septiembre, emite su programación en directo a través de teléfonos móviles 3G. La parrilla es la misma que se ve en los televisores, menos las retransmisiones deportivas y algunas series y películas extranjeras sujetas a derechos de autor.

Print Friendly, PDF & Email