En 2006, apenas 200 españoles declararon a Hacienda tener un patrimonio superior a los 30 millones de euros -el baremo que se usa para etiquetar a los “ultrarricos” o “superricos”-. En 2016, el número se ha prácticamente triplicado hasta los 579. Son datos de la última estadística del impuestos sobre patrimonio de la Agencia Tributaria que muestra cómo la década en la que empezó y se desarrolló toda la última crisis económica se ha saldado con un 189,5% más de grandes fortunas en España.

billetes,euro.dolar

El dato de 2016 supone un incremento de gente con patrimonio superior a 30 millones de euros del 5,4% con respecto al año anterior. Pero la cifra no ha dejado de crecer en los últimos años: 352 en 2011, 443 en 2012, 471 en 2013, 508 en 2014 y 549 en 2015. Este segmento supone en cualquier caso apenas el 0,29% de las declaraciones a Hacienda, pero su crecimiento también se evidencia en la tasa, ya que en 2007, apenas suponían un 0,02% de las declaraciones.

A escala planetaria se estima que hay más de 200.000 ultrarricos, y que en su conjunto controlarán, dentro de dos años, unos 46 trillones de dólares. Es decir, un grupo que supone sólo el 0,004% de la población mundial controla el 12% de la riqueza. A nivel europeo, las cifras de España van por delante de la media del continente.

La mayor parte de los contribuyentes españoles, el 68,5%, sin embargo, declara propiedades y bienes por importe de entre 300.000 euros y 1,5 millones de euros. El segundo grupo más numeroso es el de quienes declaran tener entre 1,5 y 6 millones de euros, que alcanzaron en 2016 los 51.077. Mientras que los que de importes de entre seis y 30 millones de euros, sumaron 6.053, un 2% más respecto a los 5.931 de 2015.

Los datos de Hacienda evidencian también que la mayor parte de los declarantes del impuesto de patrimonio están en Cataluña (el 37,5 % del total), seguida muy de lejos por la Comunidad Valenciana (11,1 %), Andalucía (9,2 %) y Madrid (8,8 %). Aunque la región de la capital tiene el patrimonio medio declarado más alto, con 9 millones de euros, mientras que la media de toda España se sitúa en 3,19 millones de euros.

Print Friendly, PDF & Email