Los ingenieros ya habían conseguido un casco que permitía controlar videojuegos con la mente, pero ahora en Alemania han dado un paso más y han conseguido uno que permite conducir un coche solo con las ondas cerebrales. Este nuevo “brain-computer-interface” funciona igual que un encefalograma clásico: se mide la actividad cerebral según las oscilaciones de la tensión en la superficie craneal y luego un ordenador transmite las señales. Pero la revolución es que lo hace sin necesidad de contacto directo electrico entre la cabeza y el aparato.

Imagen de previsualización de YouTube

El sistema, desarrollado en la Universidad de Braunschweig, ha permitido de momento conducir automóviles teledirigidos con la mente. El usuario debe ponerse el casco y concentrarse en el modelo que ve en el visor. A los lados del vehiculo aparecen dos pantallas con cuadros que parpadean y que permiten dirigir el movimiento. Si se mira a la izquierda, el coche va a la izquierda y lo mismo para ir hacia la derecha.

Los creadores del casco creen que el sistema podría tener aplicaciones para ayudar a dirigir sillas de ruedas, manejar prótesis o pilotar vehículos de motor.

Print Friendly, PDF & Email