Fue una denuncia periodística la que motivó la apertura de la investigación. El reportero Nick Schader contó que había sido invitado a participar en reuniones sexuales, dentro del mundo virtual, en las que se mostraba “pornografía infantil virtual” , es decir, personajes “caracterizados” como “niños”. Los fiscales alemanes decidieron entonces abrir la causa judicial mientras que la policía no tardó mucho en comunicar que estaba tratando de identificar a los usuarios que realizaban tales prácticas.

Linden Lab expulsa a los jugadores.

No tardaron mucho en ser identificados. Linden Lab, la compañía propietaria, había recibido una llamada de la televisión alemana e inició sus propias pesquisas. Las investigaciones de la compañía revelaron que los usuarios que utilizaban avatares con forma de niños era un hombre de 54 años y una mujer de 27. Inmediatamente fueron expulsados del juego.

La empresa identificará la edad de los jugadores 

Precisamente, hace unos días, la empresa -seguramente empujada por este caso- había anunciado que comenzaría a identificar a los usuarios de Second Life, para evitar que los menores tuvieran acceso al mundo virtual -en la actualidad prohibido-. El anuncio, sin embargo, había provocado las protestas de los habitantes.

Second Life argumenta “tolerancia cero” contra la pornografía infantil.

Lo sucedido los últimos días, pone de nuevo al videojuego ante el dilema de la realidad/virtualidad de lo que hacen allí sus jugadores. ¿Puede considerarse que el juego de rol, en el que ni siquiera se utilizaron fotografías fomentaba la pedofilia?.

Los juegos de rol en Second Life

Second Life es un mundo virtual en 3D, en el que los jugadores interpretan el papel que desean. EL juego permite crear un cuerpo, vestirlo, y caracterizarlo al gusto.  Allí conviven personajes que, virtualmente, ejercen de prostitutas, esclavos, amos, bailarinas de streeptease, periodistas, artistas. Nadie puede saber con seguridad quien los maneja. Sus imágenes no son reales, son un simple dibujo.

Especialmente interesante fue el caso de la Emma Pye. El pasado mes de marzo, radiocable.com informó de la existencia de una consulta psicológica dentro de Second Life. La autora decía ser psicóloga en la vida real y pasar una consulta -a precio testimonial- dentro del mundo virtual. El Colegio de Psicólogos se puso en contacto con la emisora advirtiendo ante esas prácticas. Sin embargo, dado que se trata de “un juego” en el que todos saben que se interpreta “un papel”, el mismo Colegio advertía de que la imposibilidad de perseguirlo.

Print Friendly, PDF & Email