El robot KasparLa noticia tiene un punto de paradoja del mundo actual. Un robot será el encargado de enseñar a relacionarse como humanos en sociedad a un grupo de niños del Reino Unido. Eso sí, los niños son autistas y el androide, llamado KASPAR, es un prototipo de un proyecto piloto europeo de investigación.

Se suele decir que los autistas se comportan un poco como robots y tienen dificultades para interpretar las expresiones faciales y el lenguaje corporal de las personas. Por eso suelen retraerse y tener un coportamiento repetitivo y obsesivo. Pero los científicos creen que quizá si quien les enseñara fuese un robot diseñado como un niño y con expresiones muy básicas, podría haber una mejor comunicación.

KASPAR es el nombre del androide y corresponde a las iniciales en ingles de Asistente Personal Robotico para Kinesia y Sincronización. Ha costado 4,33 millones de dolares (3,13 millones de euros) pero es capaz de sonreir, gesticular y simular sorpresa o tristeza. En la web de KASPAR se puede incluso ver un video con el robot en acción.

El robot forma parte del proyecto IROMEC (Robots interactivos para ser mediadores sociales o compañeros) y el programa con KASPAR durará hasta octubre de 2009. Los científicos esperan haber logrado ayudar a una buena cantidad de niños autistas. Y podría ser el primer paso para ver otros muchos robots “educando” a seres humanos. 

Print Friendly, PDF & Email