Se trata de una cabaña hecha en perfecta consonancia  con la naturaleza en una medio de una pequeña isla sueca, que es reserva natural. Sus muros parecen de corteza de abedul, su forma es orgánica, pero lo verdaderamente inusual del proyecto Dragspelhuset llevado a cabo por el estudio de arquitectos 24H, es que además se recoge como si fuese el caparazon de una tortuga. (fuente: neatorama)

Print Friendly, PDF & Email

Aporta link o información: