Sus creadores lo han bautizado como Time Fountain, (fuente del tiempo) porque da la sensación de controlar la caída del agua y de que pueden detener, acelerar o romper las gotas a voluntad y hasta logar que asciendan. En realidad es una aplicación del estroboscopio que funciona como una ilusión óptica pero cuyo video deja con la boca abierta.

Imagen de previsualización de YouTube

El efecto se consigue manipulando la frecuencia de la luz de los LEDs ultravioleta que componen el estroboscopio y añadiendo un tinte fluorescente al agua. Aunque el chorro es constante, solo se iluminan ciertas zonas de la cascada en cada instante, dando sensación de que las gotas levitan en el aire, se desintegran a cámara lenta… o incluso vuelven al grifo. (Fuente: Maikelnai)