El encuentro entre el monarca español y Mohamed VI ocupa un lugar destacado en la prensa marroqui. Hay coincidencia en destacar tres aspectos: que es la primera visita de un jefe de estado extranjero al país tras el atentado de Marraquech, que evidencia las buenas relaciones entre los dos países “pese a las asperezas que surgen en ocasiones” y que es una muestra del respaldo español a las reformas emprendidas en Marruecos por el Rey.

Imagen de previsualización de YouTube

Al Bayane explica el “sentido de una visita real. los pilares del entendimiento”. El artículo de Mohamed Boundi sostiente que “la visita del soberano español a Marruecos reviste múltiples facetas. Es el primer Jefe de Estado que se presenta en tierra marroquí como ilustre invitado de SM el Rey, apenas pocos días después del atentado? Además, la visita del Rey de España corrobora el buen momento que atraviesan las relaciones a todos los niveles (político, diplomático y humano). Por último, la estancia del soberano español corrobora la normalidad de la vida diaria en Marruecos, país demócrata que está en curso de consolidar sus estructuras institucionales?.

“Los marroquíes constituyen el colectivo extranjero extracomunitario más numeroso (con más de 720.000 personas con permiso de residencia) y el que mayor número de inmigrantes tiene afiliados a la Seguridad Social (más de 212.000 a finales de abril). En cuanto a las relaciones económicas, Marruecos se ha convertido en el destino preferido de los empresarios españoles? Ante la crisis, Marruecos se presenta como una alternativa viable teniendo en cuenta la proximidad geográfica, la existencia de circuitos comerciales tradicionales y un arsenal jurídico que protege las inversiones recíprocas. Más de 800 empresas españolas operan en Marruecos, según el Instituto Español de Comercio Exterior”.

Y destacan que “En este contexto, la buena vecindad es tributaria de los intereses compartidos? La presencia en Marruecos del Rey Juan Carlos I es un claro testimonio que demuestra que Marruecos constituye una prolongación natural de España y viceversa”.

Al Massae por su parte dedica un editorial a la visita Rey Juan Carlos que considera que “contiene tres mensajes esenciales: el primero, que el proceso de reformas emprendido por Marruecos impulsado por el discurso real del pasado mes de marzo ha encontrado un gran apoyo internacional, en particular en España, el país vecino y principal socio de Marruecos al lado de Francia. El segundo, que las relaciones hispano-marroquíes son firmes y estables a pesar de las sensibilidades que las envuelven, como el asunto del campamento de El Aiún en el que Marruecos tuvo que afrontar una dura campaña de los medios de comunicación y Parlamento españoles. El tercero, es que España es un socio fundamental en la lucha que emprende Marruecos contra el fenómeno del terrorismo, en el que Marruecos ha demostrado la capacidad de superar los actos terroristas”.

“Por ello, el simbolismo del encuentro entre el Rey Mohammed VI y el Rey Juan Carlos en esta ciudad confirma el compromiso de los dos países de intensificar la cooperación contra el terrorismo y es una prueba de que la estabilidad de Marruecos incumbe a la estabilidad de toda la cuenca del Mediterráneo. La visita del monarca español en este preciso momento es una especie de coronación del proceso de reformas en Marruecos y un fuerte apoyo a la línea que ha adoptado”.