Reiner Wandler sostiene que la negociación de la UE con Grecia sobre el rescate no se basa en cuestiones económicas, sino de estrategia política. El corresponsal de Die Tageszeitung señala en radiocable.com que ni Alemania, ni los defensores de la austeridad pueden permitir que Tsipras consiga algo y demuestre que hay alternativa. Y sobre todo afirma que preocupa especialmente que reivindicaciones similares se puedan hacer desde España, si hay un cambio politico con Podemos, porque representaría un serio problema al generar el 12% del PIB europeo. También apunta, que la última carta de Tsipras le parece más un intento de mantener la iniciativa antes del referéndum, que una claudicación.

Reiner Wandler apunta que en la carta de Tsipras, él no ve tantas cosas nuevas: “Yo creo que insiste en decir que reforma sí, pero no se pueden hacer a cualquier precio. Por ejemplo pide mantener el IVA reducido para las Islas, algo normal que también tienen España y Francia, y en cuanto a las pensiones, está dispuesto a hablar de reformas pero a medio largo plazo, a partir del 2019 o más allá. Yo creo que Tsipras más bien intenta no dejar que pase tiempo sin presentar iniciativas”.

Y vincula su postura con el referéndum del domingo: “Quien más iniciativas presente más posibilidades tiene de ganar el referéndum. Y Tsipras puede decir a los griegos `esto es lo que he ofrecido. Os va a doler. Pero ni siquiera eso lo aceptan. Imaginad lo que quieren si votaís Si´. Vamos que prosigue el juego y por eso desde Alemania la respuesta es `no hablamos de nada antes del referéndum´ y se vincula el No a la salida del euro”.

En cuanto a si la dureza de Alemania y el Eurogrupo hacia Grecia puede estar distorsionada por un cierto “efecto Podemos”, un intento de no dar impulso a partidos anti-austeridad, el corresponsal afirma: “Creo que lo que estamos viendo ahora es teatro político, no tiene nada que ver con la economía. Los rescates no han funcionado, porque no se puede prestar a alguien dinero para que te devuelva el dinero que ya le has prestado. Lo que se hace cuando alguien no puede devolver sus deudas es renegociar unos plazos más largos. pero eso no se hace con Grecia porque no se quiere crear un precedente en el que un gobierno progresista llegue a algo.”

Reiner Wandler sostiene que tanto la derecha como la socialdemocracia europeas defienden desde el inicio de la crisis que no hay alternativa a la política de austeridad: “Si ahora Tsipras consiguiese algo, mostraría que sí hay alternativa. Y eso no puede pasar, a ningun precio. Y sobre todo no puede pasar en España. Porque tiene el 12% del PIB europeo, es un país grande por población, volumen económico y en general en la estructura europea. Un 2%, como tiene Grecia, se puede maltratar, pero reivindicaciones desde un país como España, apoyada por Grecia, y quizá también por Portugal e Irlanda, ya provocaría un problema.”

Y añade: “Este año, España tiene elecciones generales y es uno de los países donde el cambio, con Podemos, puede cuajar. Pero esta también Portugal e Irlanda, y hay países como Italia que tampoco son muy amigos de la austeridad. Si esto se concretase, se podría entrar en una nueva fase de la política económica europea, cuando Merkel, Schauble y hasta los socialdemócratas alemanes dicen que no hay alternativa. Si Tsipras consiguiera sólo algo alternativo o de cambio, sería la muerte de esa política.”

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. La muerte de la austeridad de europa, no se consigue desde dentro, es seguir el juego nada más que en un principio más libiano. Se consigue la muerte de la austeridad, saléndose del euro. Y como mínimo hacer lo que hizo Islandia. Como mínimo porque aún se podría hacer más.