El diario estadounidense publica una crónica de Christopher Bjork que analiza la situación del sistema financiero español. Y sobre la iniciativa de concentrar los activos “tóxicos” de las cajas de ahorros españolas en bancos defiende que: “Es posible que los ??malos bancos?? sean un buen plan para las cajas“. En concreto menciona los casos de Bankia y la CAM.

 

Bankia
(Foto: Flickr/Bankia)

El texto empieza señalando que ??los precios de las acciones de los bancos españoles que cotizan en bolsa están vinculados al destino que corran las cajas de ahorros del país. El año pasado, los inversores se convulsionaron por recurrentes y malas noticias sobre la salud de las mencionadas entidades, que se vieron muy especialmente afectadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria así como por las preocupaciones suscitadas sobre las propias finanzas del gobierno español”.

“Solamente la puesta en marcha de una serie de reformas, que incluyen mayores necesidades de capital para los bancos, así como medidas de austeridad gubernamentales y la aprobación por parte del Banco de España de los planes de recapitalización para algunas cajas, ha logrado que el panorama comience a mejorar. De todas formas, siguen existiendo muchos riesgos. Los precios domésticos siguen bajando, lo que significa que la morosidad en los libros bancarios podría seguir incrementándose”, sostiene el Wall Street Journal.

Pero sobre todo remarca que “incluso las cajas que están tomando medidas adecuadas, podrían dar algunas sorpresas. Siete de ellas se han agrupado y han separado sus activos ??buenos?? de los ??malos??, siendo las estructuras jurídicamente independientes, por lo que los inversores que poseen acciones en l ??buen?? banco no se verán afectados por los activos del ??mal?? banco. Estas medidas atraerán a más inversores que, de otra manera, no invertirían en una caja”.

Print Friendly, PDF & Email