El diario estadounidense asegura en un editorial que España se equivoca al pedir que sea el Banco Central Europeo el que intervenga para reducir sus costes de financiación. El texto se titula ” España culpa a Mario” y sostiene que es Madrid y no Fráncfort quien debe resolver los problemas. Piden más reformas laborales y una reducción de su “hinchado” sector público. En caso contrario dicen “España estará de vuelta en breve en Bruselas con el platillo”.

El Banco Central Europeo
(Foto: Flickr/eisenrah)

El Wall Street Journal apunta: “Si los inversores aún no están dando a los bonos españoles el beneficio de la duda es porque las perspectivas españolas no son más halagüeñas a pesar de los esfuerzos de Bruselas y Madrid. El mito que no morirá es que los altos costes de financiación son el resultado de un complot contra el euro de perversos especuladores.”

Explican además que “el BCE ha gastado 214.000 millones en adquisiciones de bonos soberanos desde el año pasado, aunque el programa lleva durmiente varios meses. La cuestión, al menos por ahora, no es una amenaza inmediata a la inflación en la eurozona. Sí lo es que el BCE no debe actuar como muleta de gobiernos nacionales inefectivos. Cualquier intervención adicional vendría por encima de la política monetaria normal que ya está a punto del completo estrangulamiento.”

El diario asegura: “Eso sugiere que la crisis española le toca resolverla a Madrid, no a Fráncfort. A comienzos de año el gobierno de Mariano Rajoy parecía contento con abordar los problemas económicos españoles negando que España los tuviera. Luego se reconocieron esos problemas, pero fueron declarados ??temporales??. Ahora se ha firmado un acuerdo de rescate, pero la clase política española sigue incitando al BCE a hacer más. Sin más reformas del mercado laboral y una reducción de su hinchado sector público, España estará de vuelta en breve en Bruselas con el platillo.”

[Leer el artículo completo en el Wall Street Journal]

Print Friendly, PDF & Email