La gira mundial de los empresarios españoles para promocionar a España entre los inversores internacionales sigue recibiendo la atención de los medios extranjeros. El WSJ resalta que es un intento de cambiar el discurso y refutar las ideas más pesimistas. Corriere della Sera destaca que la iniciativa muestra que los sectores público y privado se muestran muy activos para subir al eventual tren de la recuperación.

Ignacio Galán, de Iberdrola en Londres
(Foto: Flickr/ImágenesIberdrola)

Wall Street Journal destaca que los ejecutivos españoles tratan de cambiar el discurso. Su nota dice: “Por una vez, no todo es pesimismo en España. La dolorosa recesión que el país sufre en los últimos dos años está empezando a dar sus frutos en forma de una mayor competitividad, y sus líderes empresariales están tratando de cambiar la conversación sobre el futuro.

Por un puñado de medidas económicas, un cambio de tendencia ya está en marcha. Los costes laborales han disminuido, los precios han bajado, las exportaciones están en auge y son ahora más elevadas que antes de la crisis económica, y los costos de endeudamiento para el gobierno han caído. Algunos dicen que la economía comenzará a crecer de nuevo a finales de este año.

Ese es el mensaje de los ejecutivos de negocios están llevando en un gira este mes en un intento de refutar la idea de que el único camino para la recuperación tras el colapso de la burbuja inmobiliaria en España es salir de la unión monetaria europea y devaluar su propia moneda. La  comparecencia de Ignacio Galán de Iberdrola en el campus de Manhattan de la escuela de negocios española IESE formaba parte de la ofensiva del Consejo Empresarial español para la Competitividad, que ha lanzado una campaña mundial para intentar `cambiar el discurso´ acerca de las perspectivas económicas del país.”

Corriere della Sera habla de la misión de las empresas ibéricas: “Comprad España”. La crónica del corresponsal, Andrea Nicastro apunta: “Veintitrés plazas mundiales, de Ámsterdam a Buenos Aires; desde hoy hasta finales de mayo. Agentes de primera magnitud para un título de ensueño: España, un país de oportunidades. Ha comenzado el road show mundial organizado por una asociación de empresarios españoles (el Consejo Español de Competitividad) para `vender´ el producto España, convencer al mundo a invertir donde los salarios han disminuido, los despidos son fáciles, las infraestructuras óptimas y hay una enorme masa de parados en espera de un trabajo, sea el que sea.

Este tipo de misiones no es una novedad, ya sea que las realicen los privados o los políticos. El mismo Mario Monti las ha protagonizado con éxito en varias ocasiones, en los momentos en que la prima de riesgo evidenciaba un nivel sumamente bajo de confianza hacia nuestra economía. En estos momentos, para Italia, el problema consiste en que en el gobierno no hay nadie que pueda promover una iniciativa de este tipo, mientras que en España los sectores público y privado se muestran muy activos para subir al eventual tren de la recuperación.

El esquema propuesto en los primeros encuentros sobre el `País de las oportunidades´ se basa en la fuerza de la exportación que ha hecho registrar números positivos en la balanza comercial, la reducción del déficit público, la solidez política del gobierno y las reformas aprobadas o en preparación.”