Numerosos medios extranjeros recogen las dificultades del gobierno español para aprobar la reforma de la negociación colectiva. Todos destacan que Zapatero obtuvó el apoyo de los nacionalistas en el último momento, logrando asi evitar su caída, que estuvo más cerca que nunca segun la prensa alemana. La italiana subraya que el gobierno “protege” asi al país del riesgo de contagio con Grecia.

Zapatero en el debate
(Foto: Flickr/Partido Socialista)

El Frankfurter Allgemeine Zeitung considera que “Zapatero rescata su gobierno de minorías”. La crónica de su corresponsal Leo Wieland habla de “concesiones a los nacionalistas vascos y catalanes y enfado entre los sindicatos: Los nacionalistas vascos y catalanes en el Parlamento español han salvado en el último momento, a cambio de importantes concesiones, al gobierno de minorías del presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Su abstención en la votación de una ley sobre convenios colectivos para la flexibilización del rígido mercado laboral español tuvo lugar tras un ??no?? anunciado previamente que habría derrumbado al gobierno antes del paréntesis estival parlamentario y que, muy probablemente, habría forzado la convocatoria de elecciones anticipadas. “.

??La escasa mayoría, obtenida ejerciendo una presión extorsionista en las Cortes, puso de manifiesto la debilidad de un gobierno que como tarde en otoño se verá expuesto probablemente a presiones similares en las negociaciones sobre los Presupuestos del Estado para el año 2012. Con ello vuelven a fortalecerse las dudas de si Zapatero, que ??en interés de las reformas?? aún insiste en mantener su cargo hasta la jornada electoral regular en el próximo mes de marzo, realmente podrá resistir?.

Süddeutsche Zeitung habla en la crónica de Javier Cáceres de “Ganar tiempo en el Parlamento”. Y explican que “El gobierno español evita elecciones anticipadas con métodos estrambóticos ?? y lentamente saca adelante reformas. El gobierno de minorías socialista en España lleva tiempo acercándose al abismo, pero nunca antes estuvo tan cerca de él como el pasado miércoles. En el Parlamento se sucedieron escenas estrambóticas: El ministro de Trabajo Valeriano Gómez prolongó su discurso para ganar tiempo para su jefe, Zapatero. ?ste negociaba entretanto con representantes de los partidos conservadores nacionalistas del País Vasco (PNV) y de Cataluña (CiU). Finalmente tuvo éxito”.

“La reformulación de la ley de convenios colectivos forma parte de las reformas más importantes que exigen el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco de España y los socios de la UE. El FMI ha atribuido recientemente progresos a España, pero al mismo tiempo mantiene su presión. Considera inacabado el saneamiento de la economía, destacando que los riesgos ??siguen siendo considerables??. Las protestas de las últimas semanas, apoyadas sobre todo por jóvenes de izquierdas, representan una presión adicional. Zapatero, que ya ha renunciado a una nueva candidatura, descarta por ahora la convocatoria de elecciones anticipadas.

Il Riformista recoge en un artículo de Lucia Magi como: “Zapatero, lágrimas y sangre para esquivar el riesgo Grecia. El Parlamento ha aprobado la reforma de la contratación colectiva, parte del ??Pacto del euro?? solicitado por la UE. Los populares e indignados en tensión. José Luis Zapatero ha conseguido ayer ratificar en el Parlamento el decreto que reduce los plazos de la contratación colectiva, introduce el arbitraje y la flexibilidad interna. La derecha local ha salvado a Zapatero: una derrota en el hemiciclo, después del castigo de las administrativas hace un mes, habría acelerado los plazos de la caída del ejecutivo. Mientras los socialistas dan un respiro de alivio, en las calles continúa la protesta contra las medidas que Bruselas exige para salvar a Madrid”.

“El martirio del zapaterismo tiene como argumento principal aquel según el cual la austeridad tranquiliza a los mercados y protege el país del destino de Irlanda, Portugal y Grecia. Hay que apretarse el cinturón para evitar daños mayores… En el altar de la responsabilidad, Zapatero está inmolando su consenso personal, arrastrando con él el partido que está tratando de lanzar a Alfredo Rubalcaba, vicepresidente y ministro del Interior, en la carrera hacia las elecciones legislativas de marzo. La oposición de derecha tiene el juego fácil en el ensañamiento contra la mayoría agonizante”.

Página 12 en un artículo de Oscar Guisoni asegura:  “El Zapatero aprieta. Logró ayer por lo pelos que el Parlamento le aprobara el decreto-ley por el que flexibiliza las negociaciones colectivas entre empresarios y trabajadores, una nueva vuelta de tuerca en la pérdida de derechos laborales, tal y como le ha sugerido el Fondo Monetario Internacional”.”El gobierno introdujo el decreto luego del fracaso de las negociaciones entre empresarios y sindicatos y lo presentó a la votación parlamentaria ayer en una jugada de alto riesgo que estuvo a punto de acabar con el Ejecutivo socialista, lo que hubiera terminado por forzar elecciones anticipadas, un fantasma que acosa cada día más a los socialistas. La medida se aprobó por 169 votos a favor, del bloque socialista, y 159 en contra. La clave estuvo en las 20 abstenciones de los diputados nacionalistas”.

Print Friendly, PDF & Email