Zattoo, el popular programa de ordenador para ver la televisión en el PC, ha comenzado a cobrar en España a los usuarios. El precio, 2,40 ?, debe ser abonado vía sms para seguir disfrutando del servicio durante los meses de agosto y septiembre. Si el modelo se seguirá aplicando después nadie lo sabe. 

Una decisión muy polémica que llega en el momento en el que a Zattoo le habían empezado a surgir otros competidores también gratuitos. Las críticas no se han hecho esperar: en blogs, en twitter, e incluso en Meneame, los usuarios están protestando con vehemencia.

La empresa Zattoo lo anunciaba en su propio blog el pasado 5 de agosto.

“…te vamos a pedir que colabores con nosotros mediante un pago simbólico para poder seguir viendo Zattoo durante los meses de agosto y septiembre. Así que por el precio aproximado de un café bueno ?? 2,40 ? – podrás ver durante dos meses naturales todos los canales que ofrece Zattoo en España (ahora mismo son 27)…” , afirma la compañía.

En efecto, la polémica está servida. La compañía había conseguido hacerse con un importante mercado de suscriptores gracias, entre otras cosas, a que anunciaba su servicio como gratuito. Hoy, todavía, en las condiciones que publican en su página web podía leerse:

“…¿Tengo que pagar por utilizar Zattoo?

No. El programa es gratuito. También son gratuitos y seguirán siéndolo todos los canales que actualmente ofrecemos. En el futuro tenemos previsto seguir ofreciendo gratuitamente un amplio servicio básico, así como algunos canales especializados, por una módica cuota de suscripción…”

La compañía fue fundada en 2005 por Sugih Jamin, Beat Knecht y Wenjie Wang. En la actualidad cuenta con cerca de 50 empleados y su servicio está disponible en Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Noruega, España, Suiza y el Reino Unido. Según Argenta Comunicación, en España ” Zattoo está disponible desde junio de 2007″ [..] donde se han registrado 900.000 usuarios.

El sistema no ha estado exento de polémica. Hace un año, varias cadenas españolas parecían preparar una lluvia de demandas aunque nunca se concretaron. Ahora está por ver como podrá justificar la compañía ante las televisiones la difusión de sus contenidos con un modelo de pago que repercute directamente sobre los usuarios.

Print Friendly, PDF & Email