El diario francés califica al todavía presidente español como el “último superviviente de la marea rosa/roja” y destaca que Europa vira al azul conservador. El autor del texto Jean Garbiel Fredet analiza por qué la izquierda no logra conservar el poder y habla de crisis de la socialdemocracia.

Zapatero y Hollande, el lider socialista frances
(Foto: Flickr/Guillaumepaunier)

Para el Nouvel Observateur “la derrota de José Luis Rodríguez Zapatero y el Partido Socialista Obrero Español, la más fuerte desde la “transición democrática” post-Franco, no es el fin del socialismo, pero si que marca el final de una era, la de la marea “de color rosa” de los años 1996-2006. Sin permitir siquiera que esperar otra.

El diario galo apunta que “la derrota de los pesos pesados – Lionel Jospin, y Gerhard Schröder, seguida de Suecia Göran Persson en 2006 y luego de los británicos Tony Blair y Gordon Brown – puso termino a la primera ola de una democracia social más joven, que escuchaba a su siglo. La segunda ola, la del portugues, José Sócrates, el griego George Papandreu, y ahora el español Zapatero, ha sido arrastrada por la crisis a la que respondieron fuera de tiempo con recetas neoliberales. Pagan el precio de su ceguera, su indecisión y contradicciones.

“La palma se la lleva Zapatero, que dijo tres años antes de que su plan de austeridad histórico en 2010 que “en la Liga de Campeones y las economías del mundo, España era quien ganaba la mayoría de los partidos, marcaba más goles y recibía lo  mínimo.” El domingo, el pueblo soberano arbitró de manera diferente.” recogen.

Y sostienen: “pero a lo largo de la historia, estas dos olas reflejan un mismo fallo de la social democracia: su incapacidad para responder con una oferta política nueva a los retos de un mundo nuevo que ella no ha podido ni “pensar” ni integrar en el proyecto.  Rara vez con propuestas concretas capaces de producir un nuevo compromiso social entre los votantes cada vez más volátiles y los viejos partidos progresistas gastados y estropeados en creatividad, a menudo a remolque de formaciones conservadora que sí han sabido renovar su discurso y anticiparse a la la idea de cambio con nuevas estrategias, nuevas posturas y nuevas alianzas.

Recuerdan finalmente que el primer viaje al extranjero del nuevo lider socialista frances François Hollande fue para visitar Zapatero, “líder de un partido derrotado por el mal manejo de una crisis que negó. Esperemos que el candidato de la izquierda francesa, escuche en el futuro a los “indignados” responsables de una tasa de abstención récord. Su rabia por el agotamiento del viejo compromiso social y la presión para regenerar la democracia recuerdan la urgencia de una nueva oferta política.”

Print Friendly, PDF & Email