BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Dejarle ahora aislado, como si fuera el único culpable, es un acto muy poco noble. Conviene recordar:

“El PSOE cierra filas con Zapatero en su momento más difícil”; “La dirección socialista presenta hoy ante el comité federal una resolución sin atisbo de autocrítica sobre la gestión de la crisis” -decía EL PAIS el 19 de septiembre de 2009.

“Para el momento ??más difícil? de Zapatero en sus cinco años de Gobierno, como lo describe el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, la ejecutiva ha preparado una resolución, que someterá a la aprobación del comité federal, donde ensalza la política económica del Gobierno sin incluir ni una sola línea de autocrítica sobre la gestión de la crisis”

 

19 de septiembre de 2009

El PSOE respaldó a Zapatero en los momentos más difíciles e incluso las voces más críticas votaron sus reformas en el Congreso -a excepción de Antonio Gutierrez.  Tratar ahora de presentar a Zapatero como el único culpable de las decisiones -tanto del gobierno, como del PSOE- es una injusticia histórica que parece intentar exonerar a sus compañeros de viaje.

Por eso resulta llamativo el editorial del diario EL PAIS del domingo titulado “¿Nadie es responsable? donde se apuntaba al Presidente como único responsable:

“…ha sido la conjunción de la crisis con una forma de gobernar que, frívola en tiempos de bonanza, se convirtió en temeraria para el país y para el propio Partido Socialista cuando comenzaron las dificultades. Responsabilizando por entero a la crisis económica, Rodríguez Zapatero demostró que sigue siendo tan reacio a reconocer errores como cuando, ayudado por la fase expansiva del ciclo, confundió deliberadamente las ocurrencias populistas con las medidas socialdemócratas o cuando creyó que la crisis se solventaría con políticas de imagen.”

Y es que no es exacto decir que la responsabilidad de la debacle socialista haya sido exclusivamente del Presidente Zapatero. El mito presidencialista de que ha gobernado aislado, ignorando a sus ministros es falso. Desde su llegada a La Moncloa, en el año 2004, Zapatero ha gobernado rodeado de un equipo que manejaba todos los resortes de poder y en el que destacaba Alfredo Pérez Rubalcaba y, ya en el último periodo ??precisamente el del derrumbe -, los tres vicepresidentes del gobierno (María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado y Manuel Chaves).

De manera que en buena parte de los aciertos, si los hubo, y desde luego también en los errores, han tenido tanta responsabilidad como el propio presidente. De hecho, Zapatero no ha dado pasos significativos sin el consentimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba a excepción, precisamente, de aquellas materias que mayor peso simbólico han dado al gobierno, como la retirada de las tropas de Irak o las reformas en materia de derechos civiles en las que Rubalcaba habría deseado mayor cautela y moderación.

En todo caso no es importante ya buscar y aniquilar culpables. El PSOE lo que debería hacer es un esfuerzo de introspección, de preguntarse el por qué una parte de la sociedad se ha ido divorciando de su proyecto y de sus líderes

¿no se estarán acomodando?.

Print Friendly, PDF & Email