Un dispositivo que cuenta con setenta mini-turbinas eólicas pero que tienen aspecto de hojas y de árbol es el último diseño innovador en energías renovables. Es obra de la compañía francesa NewWind y se llama Abre à Vent (Árbol a Viento). Y puede ayudar a generar electricidad verde en las ciudades camuflado en parques o calles.

El “árbol” está formado por una estructura de acero que simula el tronco y las ramas y por 72 Aeroleafs (aero-hojas) de color verde pero que son en realidad mini-turbinas que se mueven con las pequeñas corrientes de viento. Son incluso capaces de generar electricidad con una brisa de menos de dos metros por segundo, lo que le permite ser operativo unos 280 días al año frente a los 110/120 días de los dispositivos actuales que necesitan vientos de 4m/s.

Pueden producir entre 3.500 y 13.500 de kWh (suficiente para abastecer una vivienda unifamiliar) y hay modelos desde 11 metros de alto y 8m de ancho, hasta versiones más pequeñas de tres metros. El invento de NewWind ya se ha instalado en la Plaza de la Concorde de París y en otros lugares de Francia, Alemania y Suizo. Incluso hubo uno en el famoso torneo de tenis de Roland Garros en la capital gala. Y además de su plasticidad y eficiencia, tiene otra ventaja: es muy silencioso.

Imagen de previsualización de YouTube