En su reciente visita de despedida a Europa, Bush intentó suavizar su imagen y su legado de cara a su salida de la Casa Blanca en noviembre próximo. Visitó varios países y en uno de ellos en Irlanda quiso dejar constancia de su “espontáneidad” y se puso a jugar al baloncesto con un grupo de escolares. Las imágenes fueron grabadas por la agencia AP en un colegio de Belfast y permiten ver al todavía presidente de EEUU integrándose con los chavales, haciendo pases y tirando a canasta… con desigual fortuna.

Imagen de previsualización de YouTube

El baloncesto no está entre los deportes favoritos de Bush, que suele decantarse por el baseball, la bicicleta, el golf o correr. Sin embargo sí parece que es el preferido de quien puede ser su sucesor Barack Obama que ya ha dado muestras de sus habilidades para encestar.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email