William Chislett, corresponsal de The Times en España entre 1975 y 1978, alaba el “papel espléndido” que jugó Adolfo Suárez y cree que la Transición estuvo bien hecha. Pero también señala que en su opinión “la democracia en España era inevitable” y nunca creyó que pudiera haber una segunda Guerra Civil tras la muerte de Franco: “Era evidente que iba a iniciar una nueva etapa, lo que no se sabía era como lo haría y si habría violencia o no”. Chislett que trabajó también para el Financial Times en México y Londres es ahora es investigador del Real Instituto Elcano y ha publicado varios libros sobre España.

William Chislett asegura: “No hay duda de que sin Suárez no hubiera llegado la democracia en la forma que llegó. Hizo un papel espléndido. Fue la persona ideal para el trabajo. Yo viví esa etapa y creo son injustas las críticas que se hacen hoy a la forma en que se hizo la Transición. Es fácil criticar hoy lo que pasó hace 30 años, pero el contexto de entonces era bastante complicado y difícil.”

Pero el ex corresponsal apunta también: “Creo que la democracia era inevitable. La sociedad española estaba muchísimo más avanzada que el régimen cuando murió Franco. Había una gran distancia entre lo que pensaba la gente en la calle y lo que pensaba el régimen. Era imposible continuar el régimen. Tal vez si Carrero Blanco no hubiera sido asesinado la democracia hubiera tardado más tiempo y con más conflicto. Pero fue asesinado”.

Y añade: “Antes de la muerte de Franco había poco interés en la prensa internacional por España. Muy pocos periódicos tenían corresponsal fijo. Al morir Franco, muchos como el Financial Times abren oficina permanente aquí, porque se levantó, yo creo que bastante tontamente, la idea de que podía haber otra guerra civil. Yo nunca aposté por ese escenario. Algunos de los corresponsales que vinieron, sí. No sé si lo hicieron para hacer la noticia más dramática o si lo hicieron con toda la seriedad. Para mi era evidente que tras morir Franco, España iba a pasar a otra etapa. Nadie sabía cómo iba a pasar y si iba a pasar con o sin violencia. Los más violentos durante la Transición fueron los de ETA no la extrema derecha.”

William Chislett defiende en cualquier caso que la Transición se hizo bien: “Es muy fácil hoy en día decir que hace 30  años se tenía que haber hecho esto o lo otro. Pero yo creo que estuvo bien hecha. Se puede criticar algunos aspectos vistos desde la actualidad por ejemplo la arquitectura de las autonomías que no ha funcionado como debería o la Justicia que sigue siendo en este país lentísima. La gente de la Transición hoy reconoce que en el tema de la Justicia no hicieron lo que había que hacer, pero en temas generales fue un éxito.”