Sahra Hazbel / Instituto Halal

Aunque España siempre ha atraído a turistas árabes, ahora se ha fijado un nicho más específico y muy prometedor: el llamado turismo musulmán “halal”. El termino halal sirve para designar aquello que está permitido para un musulmán practicante. Y existe un gran número de turistas de esta religión que elige su destino vacacional en función de que sea “muslim friendly” es decir que respete y ofrezca servicios acordes a su forma de vida y conforme a la ley islámica.

Se estima que este tipo de turismo genera un volumen de negocio de 103.000 millones de euros en todo el mundo, ya que son visitantes proclives a gastar dinero. Según datos del organismo público Turespaña, los turistas provenientes de países árabes se gastan más del doble que la media. Los de Arabia Saudí se dejan 2.287 euros por persona por estancia, los de Emiratos, 2.116 euros o los de Egipto 1.703 euros, frente a la media de gasto de turistas extranjeros en España de 956 euros.

Según el estudio The Muslim Travel Index 2014, España es por ahora el sexto destino europeo más demandado por estos viajeros. Francia, Reino Unido, Italia, Alemania y Turquía van por delante. Y existe una corriente en el sector turístico español decidida a esforzarse por mejorar la capacidad del país para atraer a estos visitantes. A finales de septiembre se organizó en Granada la primera conferencia internacional sobre turismo halal en reflejo de estos esfuerzos. Además en Marbella ya hay un hotel, el Alanda, que ha conseguido la certificación halal y existen también una agencia de viajes Nur & Duha Travels y dos restaurantes,  La Pesquera, en Marbella, y Caravasar de Qurtuba, en Córdoba, que tienen el sello.

El Instituto Halal es la entidad que gestiona la Marca de Garantía Halal. Ha sido creada por la Junta Islámica de España, con sede en Córdoba, y se aplica a alimentos, productos y servicios que desde empresas y entidades se ofertan a públicos de práctica islámica. Además, se ha creado la Escuela Halal en Córdoba, donde se forma a profesionales sobre este tipo de turismo que valora especialmente que la comida sea halal y que existan lugares de rezo.

El potencial de este tipo de turismo es enorme. No se trata solamente de los viajeros que puedan venir de Arabia Saudi, Emiratos o Qatar, sino también de las grandes poblaciones de musulmanes que residen en la propia Europa (Francia tiene por ejemplo más de 6 millones, Alemania, 4 y Reino Unido, 3). Y España que apenas a empezado a fijarse en este tipo de turismo ofrece un enorme potencial para atraer a estos viajeros y ser líder en Europa, ya que a los atractivos turísticos tradicionales hay que añadir la historia común y la abundancia de monumentos de influencia musulmana como la Alhambra, la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla.


(Foto: Flickr/Juanedc)