De 21 países pertenecientes a la Organización para la Cooperación al Desarrollo Económico (OCDE), España tiene la segunda tasa más eleveda de pobreza infantil: un 18,5% sin contar con la intervención del gobierno (impuestos y ayudas sociales) y del 17,2% después. ?nicamente Portugal nos supera con un 21,2% y un 18,7% respectivamente.

Niño en la calle
(Foto: Flickr/Pablodf)

Los datos son del noveno informe sobre la infancia publicado por el Centro de investigaciones Innocenti , con sede en Florencia y dependiente de Unicef. En él se compara las tasas de pobreza infantil en los 21 países -excluyendo a EEUU- con datos de antes y después de que se deduzcan los impuestos y se efectúen los pagos de la ayuda social.

Portugal y España son los primeros por la cola, seguidos por Italia, Reino Unido, Polonia, Irlanda y Luxemburgo. Y entre los que menor índice de pobreza infantil presentan destacan Finlandia, con 15,2% y 5,2%(antes y después de la acción del Gobierno); Países Bajos, con 10,7% y 5,4% y Suecia, con 12% por ciento y 5,7%. Del informe se desprende que, sin la intervención del Gobierno, todos y cada uno de los 21 países de la OCDE tendrían tasas de pobreza infantil iguales o superiores al 10%.

Además se examina la desigualdad que afecta a la infancia en función de tres aspectos: el bienestar material, la educación y la salud en 24 países de la OCDE -aqui ya con EEUU-. En el primer campo, España ocupa el 14 puesto.  Suiza e Islandia son primera y segunda mientras que EEUU y Eslovaquia están en la cola.

En cuanto a la educación, España figura en el 9º puesto. Finlandia, Irlanda y Canadá ocupan los tres primeros lugares, mientras que los últimos son para Austria (22), Francia (23) y Bélgica (24). Y en el apartado de bienestar sanitario, España retrocede al puesto 21, seguido por EEUU, Italia y Hungría que cierra la clasificación. En los primeros puestos se encuentran Países Bajos, Noruega y Portugal sucesivamente.

En la clasificación global Dinamarca, Finlandia, los Países Bajos y Suiza se consideran los países con más igualdad respecto al bienestar de los niños, mientras que Grecia, Italia y Estados Unidos son quienes peor nota sacan en este aspecto.