La “extremadamente elevada” amenaza de un ciberataque que pudiera afectar al voto electrónico ha llevado al gobierno galo a suspender la posibilidad de que los franceses en el extranjero elijan a sus diputados por Internet. La decisión, que ponen de relieve medios como Le Figaro, la ha tomado la Agencia Nacional para la Seguridad de los Sistemas Informáticos (ANSSI) después de que Scytl, la empresa española encargada de porveer el servicio no haya superado dos test de seguridad.

En Francia, la Asamblea Nacional cuenta con 577 diputados, 11 de los cuales son elegidos por los franceses que viven en el exterior como sus representantes. En 2012, la comunidad gala que vive fuera de su país pudo ejercer su derecho al voto a través de Internet. Pero en las próximas elecciones del 23 de abril de 2017, el gobierno de Hollande acaba de anunciar que suspende esa posibilidad ante el riesgo “extremadamente elevado” de un ciberataque que podría anular las elecciones o poner en duda su resultado, además de entrañar un peligro para la imagen de la democracia francesa. Estas han sido, al menos, las razones dadas por Matthias Fekl, secretario de estado de Comercio Exterior, tras la recomendación de la Agencia Nacional para la Seguridad de los Sistemas Informáticos (ANSSI).

La empresa elegida por Francia para proveer el servicio de voto a través de internet es la española Scytl, con amplia experiencia en este campo y que ha sido responsable de elecciones electrónicas por todo el mundo. Y que de hecho ya organizó el escrutinio on line en la presidenciales galas de 2012. Sin embargo y ante el temor creciente a ataques, tras lo sucedido en las elecciones de EEUU, la ANSSI decidió organizar dos tests de seguridad para comprobar la fiabilidad del sistema. Y al parecer, según destaca la prensa gala, el sistema de Scytl no superó ninguno de los dos.

Le Figaro explica que las dos pruebas para garantizar la seguridad del sistema de votación de Scytl se llevaron a cabo en Quebec, con una muestra de 10.000 personas. Y en la primera, que tuvo lugar en noviembre de 2016, se detectaron numerosas anomalías, además de enlaces inactivos, la no recepción de las identificaciones y las contraseñas e incluso la pérdida de pruebas de voto. Y añade que el segundo test redujo algunos de los problemas -como el retraso en el envío de SMS identificativos de seis a dos horas-, pero no fue tampoco lo suficientemente concluyente.

Algunas empresas de voto electrónico francesas y políticos locales han denunciado que esos fallos son “inaceptables” en un sistema seguro. Y denuncian que en las elecciones de 2012, el sistema de Scytl que permitió votar por internet a los franceses en el extranjero, ya sufrió algunos problemas al no aceptar la última versión de Java, pero se pudieron solventar. En estos cinco años, el gobierno francés y Scytl han trabajado para blindar el dispositivo, pero al final, parece que no se ha encontrado una solución que solventase todos los temores galos.

Le Figaro es un diario francés de ámbito nacional que se edita desde 1826. Es el más antiguo de Francia y una de sus cabeceras más Pertenece a Groupe Figaro y fue comprado en 2004 por Serge Dassault, presidente del grupo armamentístico del mismo nombre. Su difusión en 2016 segun la OJD es de 315.172 ejemplares. Su línea editorial es de derecha o centro derecha y recibe subvenciones públicas del Estado. Es también conocido como el diario de los Académicos porque en sus páginas han escrito Balzac, el Baron de Coubertin, Baudelaire, Proust o Dumas.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.