“La fe en los cortafuegos del euro se desvanece”, titula el diario británico. Para ilustrarlo, publica una imagen de la sede de Bankia amurallada por la policía. Si el gobierno pretendía evitar la imagen de los indignados frente a Bankia -colocando policías antidisturbios en su entrada principal para evitar la proximidad del 15M-, ha conseguido el efecto contrario. El texto está firmado por Robin Wigglesworth en Londres y Miles Johnson en Madrid.

La imagen ha provocado en enorme revuelo en Internet.
Pero la noticia, además de incidir en la deteriorada imagen española, señala que el sistema de estabilidad no será suficiente para proteger a España si Grecia se va del Euro.

“Aunque España ha anunciado recortes de presupuesto y dio a conocer nuevos planes para fortalecer sus bancos, la preocupación por la contracción económica y los préstamos hipotecarios han crecido. El costo de asegurarse contra un default españolas alcanzaron un récord el lunes. (…)

Luis de Guindos, el ministro español de Finanzas, insistió en que la turbulencia del mercado se debió a la incertidumbre política en Grecia y no a un veredicto sobre los esfuerzos de su gobierno para apuntalar el sector bancario, con el argumento de que Madrid había “hecho lo que tenía que hacer”:”España ha adoptado medidas, implementadas un sistema bancario muy profunda limpieza, para mejorar nuestra situación fiscal”, dijo el señor de Guindos. “Lo que necesitamos ahora es la cooperación de la zona euro”.

Sin embargo, Jean-Pierre Jouyet, jefe del regulador financiero de los mercados de Francia y asesor del presidente François Hollande, de entrada, advirtió que “hay un riesgo de contagio”: Si Grecia dejó al euro, que es una hipótesis que hoy no podemos evitar, tenemos que mirar a la cadena de consecuencias” para los bancos, dijo en una entrevista televisiva.” (Artículo completo aquí)