Con la crisis financiera y la de los medios de comunicación, uno de los aspectos en los que más están recortando periódicos y televisiones del planeta es en la red de corresponsales extranjeros. El periodismo ciudadano o los medios independientes y con vocación global hacen que muchos prescindan de enviar periodistas propios al exterior y cubren la información recurriendo a esas voces locales y alternativas. Pero un artículo publicado en la Nieman Foundation for Journalism de la Universidad de Harvard considera que todo esto nunca puede reemplazar la calidad del papel y el trabajo de un corresponsal tradicional.

Chaleco y casco de prensa
(Foto: Flickr/MoehAF)

Ethar Zukerman es investigador en Harvard y además es cofundador de Global Voices Online, un proyecto digital que ha creado una red internacional de más de 300 bloggers y medios ciudadanos que traducen e informan de lo que sucede en el planeta poniendo el énfasis en las voces que no son escuchadas habitualmente en los grandes medios. Explica que algunos analistas creen que todas estas iniciativas sirven para sustituir el papel que ejercen los corresponsales en el extranjero, una figura que suele resultar cara para un medio.

Y se hace eco de una de las críticas más frecuente a estos reporteros: “a menudo son lanzados en paracaídas a situaciones nada familiares y ofrecen un punto de vista insuficientemente informado de los hechos sobre el terreno e influenciado por los sesgos de la gente con la que hablan”.

Pero Zukerman explica que en la era digital el gran problema es captar la atención de la gente: “podemos escuchar a las voces locales que mejor conocen los hechos… pero no está claro que vayamos a hacerlo. No me preocupa que falten reportajes de calidad sobre Madagascar o Malaysia, me preocupa que esas voces no sean escuchadas. Los mejores corresponsales extranjeros no sólo son profundos conocedores de los países sobre los que escriben, sino que son maestros a la hora de conducir a su audiencia hacia historias que de otra manera habrían ignorado”.

Otras webs como Editor´s weblog defienden que los corresponsales extranjeros pueden servir de puente entre los dos países y simplemente por el hecho de estar sobre el terreno, hay muchas más posibilidades de que lo que allí sucede llegue a ser noticia. Sin ellos, muchos acontecimientos importantes no llegan a los grandes medios.

“Puede que los periodistas apostados en el exterior no entiendan todo de la cultura en la que viven, pero están más preparados para tratar de generar el interés y dar explicaciones a su público en casa. Estos profesionales añaden una perspectiva diferente a las informaciones locales y aportan profundidad y contexto a una historia”, escriben en la web.

Print Friendly, PDF & Email