Rafel Gª AlmazanRafael García Almazan, responsable del blog Kabila, defiende la necesidad de cambiar la Ley Electoral porque, en contra del mito existente, no beneficia a los partidos nacionalistas, sino a las dos grandes formaciones de ámbito nacional: PP y PSOE. En radiocable.com argumenta con datos que la ley es injusta porque a quien realmente perjudica es a IU, que necesita 250.000 votos para conseguir un escaño frente a los 65.000 de PP o PSOE, es decir cinco veces más. Y explica que esto se debe a que durante la transición, se intentó facilitar la gobernabilidad, fomentando el bipartidismo y sobre todo diluyendo la fuerza del Partido Comunista.

Para Rafa Gª Almazan la Ley Electoral beneficia a los partidos mayoritarios y perjudica a los de implantación nacional pero minoritarios, que en este caso se refiere exclusivamente a Izquierda Unida, que está claramente en desventaja. En cambio, pese a lo que algunos intentan hacer creer, los partidos nacionalistas con alguna lígera variación, tienen una representatividad más o menos proporcional al numero de votos conseguidos.

Por ello denuncia el falso mito que se propaga desde el PP, que los partidos nacionalistas tienen mucha fuerza porque está sobrerepresentados. Para Rafa Gª Almazan esto no es verdad y lo rebate con datos: “Esquerra Republicana obtuvo en las elecciones de 2004 un 2,54% de los votos y tiene el 2,29% de la representación parlamentaria… asi que en todo caso está un pelñin por debajo de lo que le correspondería”. Y con CiU pasa algo similar.

Pero el blogger defiende que la ley es injusta porque existe un partido, IU, claramente perjudicado. Y no se trata de una pequeña desviación. Para conseguir un escaño, el PP necesita 65.000 votos, y el PSOE 66.000. En cambio a Izquierda Unida, en las elecciones de 2004, para cada escaño fue necesario acumular 253.000 votos. Es decir un 5 a 1 en contra. A igual número de votos, por cada representante de IU hay cinco de los partidos mayoritarios. 

No cree que se plantee una reforma electoral a corto plazo, porque para ello sería necesario los votos de los dos grandes partidos. Pero defiende que se trata de una ley injusta que podría modificarse de varias maneras para acercarse a la representación proporcional por votos y no solo con la circunscripción única que perjudicaría a los partidos nacionalistas.

Finalmente Rafael García Almazan explica que todo este problema con la ley electoral viene de la transición. Migue Herrero de Miñón, uno de los padres de la Constitución, contó que el sistema se diseñó para facilitar la gobernabilidad de España favoreciendo a los dos partidos mayoritarios y en cierta forma “castigar” al PC y que los comunistas tuvieran menos fuerza.

Print Friendly, PDF & Email