Antoni Gutierrez Rubi

Antoni Gutierrez-Rubi, asesor de comunicación y blogger, asegura que no le han sorprendido las críticas al nuevo gobierno de Zapatero, pero sí el tono soez e insultante de algunos comentarios. Gutierrez-Rubi, autor del libro “Políticas“, sobre la presencia de la mujer en las altas esferas de poder, destaca en radiocable.com la importancia de que el Ministerio de Defensa esté en manos de una mujer, defiende que Chacón debe seguir siendo ella misma y anuncia que el momento de tener a una presidenta del gobierno está llegando.

Para Antoni Gutierrez-Rubi, la inclusión de nueve mujeres en el nuevo gobierno de Zapatero, es una demostración de hasta qué punto este ejecutivo quiere parecerse a la sociedad a la que dirige: plural, paritario y que incluye a personas de edades y sensibilidades muy diferentes. Y como máximo ejemplo de ese cambio cultural de gran profundidad destaca que en el ministerio de Defensa donde la autoridad y la orden son algo así como el ADN de su propia naturaleza, esa autoridad va a estar representada por una mujer.

Advierte a Carme Chacon que tendrá que tener en cuenta que a las mujeres en política siempre se las juzga el doble. Pero defiende que sería un error que ella dejara de ser quien es para intentar ganar más legitimidad: “es importante que si ella quiere, pueda dar una orden con una sonrisa… que no tenga que reprimirse”.

Gutierrez-Rubi también explica que todos los informes internacionales destacan que cuando una mujer ocupa un puesto de poder hay una mjor orientación hacia el gasto social. Y además ejercen el poder de otra manera, escuchan y se aproximan mejor a los ciudadanos. Cree que el último peldaño que falta para consolidar la igualdad efectiva en política es la presidencia del gobierno… “y quizás está llegando el momento”

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. Me encanta escuchar comentarios de este tipo, después de los tristes, más bien penosos comentarios vertidos en algunos periódicos recientemente. Está claro que la inmensa mayoría de los varones españoles y europeos ven en la repartición de poder entre hombres y mujeres algo normal e inherente a la vália del individuo, sea cual sea su sexo.