La propuesta del Gobierno de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años para garantizar las pensiones en el futuro ha elevado la temperatura de la Red. Hay algunos apoyos, pero se critica la medida. Pero además muchos bloggers aportan ideas y soluciones alternativas para enriquecer el debate que pretende abrir el Ejecutivo.


(Foto: Flickr/Argentem)

Jordi Sevilla en su blog defiende un cambio de la lógica del sistema: “de ser un sistema de seguro público financiado con cotizaciones, debe pasar a ser un derecho de ciudadanía financiado mediante impuestos generales. La demografía ayuda (seremos más viejos, pero más ricos) y el sentido común, también.”

Vicenç Navarro que ya mostró en un artículo los errores que existen en los argumentos liberales que promueven la visión de que el sistema de pensiones en España no es sostenible financieramente, considera que es un error retrasar obligatoriamente la edad de jubilación.  Defiende “la flexibilización de la edad de jubilación permitiendo que aquellas personas (la mayoría profesionales) que desearan jubilarse más tarde pudieran hacerlo. La jubilación debiera ser un derecho, no una obligación.”

Ignacio Escolar asegura en su blog que es inexplicable: “No entrará en vigor hasta 2013, no tendrá efectos notables sobre el déficit hasta 2025, no es probable siquiera que se pueda aprobar antes de 2012 y, por resumir, tiene todo lo malo de una reforma impopular sin ninguna de sus virtudes.”

Desde el blog Ventanas del Falcon apuntan algunas soluciones desde la izquierda: “Aumentar la presión fiscal a los beneficios del capital hasta alcanzar una media europea superior en varios puntos a la española, hacer una reforma fiscal más redistributiva, consolidar los bonos de la deuda pública obligando a los bancos españoles a comprarlos y a formar parte de sus activos consolidados,…”

Roger Senserrich de Matrias Grises en cambio califica la medida de valiente y asegura “suena muy mal, pero es algo que es lógico, justo y completamente imprescindible […] Si retrasamos la edad de jubilación un par de añitos, hacemos que el estado no se vaya a hacer gárgaras, y en ver de veinte tendremos dieciocho años de descanso”.

En La Ley de la gravedad utilizan un simil con el juego de los Lemmings y aseguran que subir la edad de jubilación provoca paro: “no hemos agravado el problema; a lo sumo lo hemos aliviado. No lo hemos agravado porque los términos de la ecuación en la situación ??paro? y en la situación ??envejecimiento? son los mismos”

Gumersindo Ruiz plantea en su blog algunas propuestas más: “Sería buena idea una aportación complementaria obligatoria, pudiéndose elegir entre hacerlo a un fondo privado o a un plan dentro del fondo de la Seguridad Social, que por ahora está bien gestionado.”

Emilio Carrillo asegura en su blog que no se justifica la medida y que: “los ciudadanos se niegan a caer en la trampa de entender que el debate de la edad de jubilación es un debate técnico. Y hacen bien, pues tal debate no es ??técnico?, sino ??ideológico?: lo que está en juego es la propia concepción de la vida -vivir para trabajar o trabajar para vivir- y los fundamentos mismos del Estado del Bienestar.”

Valle Baeza en su blog se hace eco de que en Grecia también van a subir la edad de jubilación para hacer frente a la crisis: “La edad de jubilación aumentará hasta los 65 años, con lo que en realidad se eleva en un lustro la actual fecha de retiro para las mujeres, aunque se deja como estaba la de los hombres.”

Ramón Lobo se siente estafado políticamente “Lo que me enciende es la idea de la obligatoriedad, del cambio de reglas a mitad del partido después de impulsar las jubilaciones a los 52 en RTVE. Un taxista sabio me lo adviritió en abril de 2009: ??Tendremos obreros subidos a los andamios con 67 años. Tendremos camioneros y taxistas con esa edad por las carreteras y la calles y todo para que los ejecutivos de la banca puedan jubilarse a los 50?.”

ACTUALIZACI?N:

Emilio Silva cuestiona que no haya más remedio que retrasar la edad de jubilación: “El Gobierno tenía otras opciones y por eso es difícil entender por qué ha elegido aquella que menos molesta a quienes tienen más ingresos. Si se trata de financiar el fondo estatal de pensiones se podría por ejemplo subir los impuestos a quienes más ingresos tienen.”

Print Friendly, PDF & Email